Capitolio

Partidos en crisis

La democracia mexicana es una de las más costosas, mas no por ello figura entre las mejor calificadas y apreciadas por los ciudadanos.

El Instituto Nacional Electoral (INE) ejercerá este año un presupuesto por 18 mil 752 millones 422 pesos: cinco mil 355 millones serán para financiar a los partidos y 13 mil 216 millones para la operación del INE. Para los comicios federales del 7 de junio, en los cuales se nombrará nuevo Congreso, es cuando más se ha expresado el sentimiento contra los partidos.Ninguna fuerza política se salva de la condena social, pero el Partido Verde ha provocado ahora mayor animosidad por sus abusos y desacatos.

El 29 de abril, académicos y líderes de opinión entregaron al INE 140 mil firmas para retirar el registro al PVEM e impedir su participación en los próximos comicios. La petición se presentó a través de la plataforma Change.org.

El Verde acumula multas por casi 500 millones de pesos por violaciones a la ley. El PAN y el PRD tampoco viven sus mejores días y el PRI carga con los pasivos del gobierno del presidente Peña Nieto y los escándalos por los conflictos de interés que involucran al primer círculo del poder.Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido de Andrés Manuel López Obrador, ha captado a disidentes del PRD y de otras organizaciones de izquierda.

Algunas encuestas lo proyectan como cuarta alternativa en la intención de voto junto con el PVEM. Frente al debilitamiento del PAN y el PRD, Morena se presenta como única oposición real.

Los otros cinco partidos (PT, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, Encuentro Social y Humanista) tienen menor presencia, y los que no obtengan el tres por ciento de la votación válida el 7 de junio perderán su registro.Las burocracias partidistas se han beneficiado de la alternancia y controlan las decisiones políticas, incluso a veces por encima del Congreso, como pasó con las reformas del Pacto por México, negociadas por el presidente Peña y su partido con el PAN y el PRD a principios del sexenio.

La ciudadanía se identifica cada vez menos con las fuerzas políticas por no tomarla en cuenta, por su falta de voluntad para resolver los problemas del país y por los casos de corrupción que involucran a figuras de todas las siglas. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx