Capitolio

Negocios en La Habana

Humberto Moreira tenía sueños presidenciales. Explicada con peras y manzanas, la fórmula era sencilla: líder del PRI, secretario de Estado y de ahí a Los Pinos. Sin embargo, la política nacional se cuece aparte, como él mismo lo comprobó… demasiado tarde.

Una vez caído en desgracia, Moreira fue candidateado para la embajada en Cuba, pero los escándalos cancelaron esa posibilidad. Quien ocupará la sede diplomática en La Habana será Enrique Martínez. Ironías de la vida. El exgobernador también quiso ser presidente. Esa distracción le abrió a Humberto las puertas del Palacio de Gobierno.

Martínez se mantiene en la órbita del presidente. Otros ex secretarios de Estado y ex gobernadores también fueron embajadores en la isla: Martínez Corbalá, Olivares Santana, Ignacio Ovalle, Moya Palencia y Beatriz Paredes. Una vez ratificado por el Senado, Martínez sustituirá a Juan José Bremer.

En 2013, cuando el gobierno de Peña Nieto presumía el “momento mexicano” y prometía, como Salinas de Gortari, llevar al país al primer mundo, México le condonó a Cuba 350 millones de dólares de una deuda por casi 500 millones.

Ya sin el patrocinio de la extinta Unión Soviética, los Castro buscaron nuevas fuentes de financiamiento para postergarsu propia caída. Hugo Chávez los surtió de dólares ypetróleo. Hoy Venezuela está en crisis.

Aun con el deshielo entre Estados Unidos y Cuba, la isla no deja de ser una dictadura. No existen elecciones democráticas ni prensa libre; hay presos políticos y las violaciones a los derechos humanos son constantes. Por lo mismo, las relaciones entre México y La Habana fueron frías con Zedillo, inexistentes con Fox (en su única visita al territorio de los Castro, se reunió con disidentes cubanos; semanas más tarde, Fidel difundió su charla telefónica con el presidente de México con la frase de “comes y te vas”), y tibias con Calderón. Peña estuvo en la isla en 2014 para participar en la Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe. Nada para la historia.

Enrique Martínez llegará a La Habana en una etapa interesante por la reanudación de relaciones con Estados Unidos y el inminente fin del castrismo. Quizá no alcance la visita de Barack Obama, programada para el 21 y 22 de marzo, pero con toda seguridad se enterará de negocios e inversiones de políticos coahuilenses en la isla.


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx