Capitolio

Narco: poder corruptor

Rubén Moreira formuló a principios de año el compromiso de no detenerse “hasta sacar de Coahuila el narcotráfico”. Ante la nueva Legislatura, el gobernador cuestionó: “¿Quién puede afirmar que haya algo que no fue penetrado o tocado por el mal? Todo, en mayor o menor medida, se vio intervenido: la policía, la política, los gobiernos, la prensa y la judicatura”.Reconocimiento grave, pero real, de un fenómeno nacional cuya primera manifestación en el estado fue la súbita prosperidad de algunos sectores, a la cual siguieron la descomposición política y social y la barbarie. Amado Carrillo, “el Señor de los Cielos”, jefe del cartel de Juárez, operó en La Laguna en los ochenta. El 9 de octubre pasado, fuerzas federales capturaron en Torreón a su hermano Vicente.Los carteles se multiplicaron en la década pasada y ocuparon Saltillo, Monclova, Sabinas, Acuña, Piedras Negras y otras comunidades. La capital ya no era solo dormitorio de jefes y lugartenientes. Capos del narcotráfico fueron detenidos o abatidos en Coahuila, como Heriberto Lazcano, cuyo cadáver se sustrajo de una funeraria de Sabinas, y otros mandos de grupos criminales.El narcotráfico es un delito con aspiraciones hegemónicas, explicó Moreira: “Busca apoderarse de todo —actividades lícitas e ilícitas—, incluso (de) las voluntades”. Por representar un riesgo para la sociedad, la democracia y la gobernabilidad, afrontarlo desde un principio fue la decisión correcta, dijo. Celebró haber ignorado a quienes le aconsejaron lo contrario y no haber cedido “a las críticas, algunas de ellas bienintencionadas y otras seguro no, que se lanzaron contra la estrategia y sus resultados”.El PRI tiene mayoría absoluta en el Congreso para aprobar las leyes propuestas por el Ejecutivo. Solo le falta un asiento para alcanzar la mayoría calificada de dos tercios, necesaria para reformar la Constitución. Ese voto, multiplicado por cuatro, lo obtendrá de los partidos Verde, Nueva Alianza, Primero Coahuila y Social Demócrata, cuya existencia se debe al PRI. Aun así, el gobierno afrontará mayor oposición de la bancada del PAN, por su número y por los temas de su agenda, entre los cuales destaca la deuda por treinta y seis mil millones de pesos. Humberto Moreira jamás aclaró su destino. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx