Capitolio

Mercenarios políticos

No es la primera vez que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), a través de la Sala Regional de Monterrey, le enmienda la plana al Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) y al Tribunal Electoral del Poder Judicial del Estado de Coahuila (TEPJEC). El 22 de mayo revocó parcialmente el dictamen de los magistrados locales en el juicio de sentencia 7/2014 y su acumulado 8/2014, cuyos actores fueron los partidos Progresista de Coahuila y el PAN. El tribunal federal argumentó:“a) (El TEPJEC) dejó de considerar que a través del convenio de coalición (‘Todos Somos Coahuila’) no es válido determinar que un candidato a diputado de mayoría relativa que sea militante activo de uno de los partidos coaligados, en caso de resultar ganador de la elección, su curul sea contabilizada a un partido distinto del que está afiliado, para efectos del procedimiento de asignación de diputaciones de representación proporcional; b) Indebidamente validó que no se le remitiera cierta información que había sido aportada como prueba; y c) De manera inexacta avaló la cláusula novena del convenio de coalición, a pesar de que violaba el principio de certeza en perjuicio del electorado”.El bisemanal Espacio4 dedicó la portada de su primer número de junio a la sentencia de la Sala Monterrey, cuyo ponente fue también Yairsinio David García Ortiz, con el título “Tribunal nivela la balanza”. La nota advierte: “La reforma electoral empujada por el PAN y el PRD en el Pacto por México para quitarle a los gobernadores el control de los órganos comiciales y equilibrar la competencia política en los estados, tuvo sus primeros efectos en Coahuila en vísperas de las campañas para diputados. Por resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), los candidatos de la coalición ‘Todos Somos Coahuila’ que triunfen el 6 de julio serán diputados por el partido donde militan y no por el que los haya postulado”.El reportaje anticipó, con base en ese criterio, que si la coalición “Todos Somos Coahuila” —formada por el PRI y otros siete partidos— ganaba los dieciséis distritos, no tendría derecho a ningún diputado de representación proporcional, pues todas las fórmulas eran encabezadas por priistas. En ese escenario, el primer sacrificado sería Fausto Destenave, cosa que finalmente ocurrió. Destenave impugnó la decisión ante la Sala Regional de Monterrey, la cual confirmó su exclusión del Congreso.En la misma edición, escribí: “Si el TEPJF no modifica el reparto de plurinominales, mercenarios políticos como Abundio Ramírez Vázquez, cuyo partido (de la Revolución Coahuilense) obtuvo por sí solo cuatro mil 852 votos, y José Luis López Cepeda, del Partido Campesino Popular (cuatro mil 429) entrarán al Congreso”. Con esas votaciones, de una lista nominal de más de dos millones de electores, ¿cómo justificar un lugar en la próxima legislatura? Al final, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación impidió que Ramírez y López fueran diputados.El PAN perdió los dieciséis distritos en los comicios del 6 de julio pasado, en algunos casos por diferencias de cuatro, seis y hasta ocho a uno, pero haber sido el segundo partido más votado le permitió ganar en la mesa tres diputaciones de representación proporcional para un total de cuatro. Sin la reforma electoral federal promulgada en febrero, la oposición en el próximo Congreso habría sido inexistente. 



gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx