Capitolio

Mentiras completas

México pasa de una vergüenza a otra por culpa de sus gobernantes. El presidente Peña Nieto supone que una disculpa hipócrita y una investigación sesgada enterrarán la “Casa Blanca”. Igual se mintió con la “verdad histórica” sobre la desaparición y muerte de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

La barbarie será uno de los estigmas de la administración peñista, como las masacres de Tlatelolco y el Jueves de Corpus lo fueron para Díaz Ordaz y Luis Echeverría.Peña y el secretario de Hacienda, Luis Videragary debieron comparecer ante una comisión del Congreso, como sucede en países donde la democracia, el Estado de derecho y la división de poderes son reales.

Hoy mismo, millones de brasileños piden la renuncia de su presidenta Dilma Rouseff por corrupción; en especial en Petrobras.En Guatemala, Otto Pérez perdió el fuero, renunció a la presidencia y está preso por defraudación aduanera. La ex vicepresidenta Roxana Baldetti, también purga cárcel preventiva por asociación ilícita; ya le fueron congeladas cuentas bancarias y tres propiedades.

Podría ser condenada a doce años.Apenas el 25 de febrero pasado, el ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo salió de una prisión de Colorado tras declararse culpable de lavar 2.5 millones de dólares en Estados Unidos.

Portillo fue sentenciado a 70 meses; la mayoría los pasó en una cárcel de su país y 18 en una de EE.UU.Un mes antes, el ex presidente del Perú, Alberto Fujimori, recibió una quinta condena (esta de ocho años) por desviar 40 millones de dólares de las Fuerzas Armadas para financiar pasquines.

La consigna era denigrar a sus opositores y apoyarlo en su tercera reelección (¿le suena?). Fujimori fue condenado a 25 años por las matanzas de Barrios Altos y La Canuta, ejecutadas por un escuadrón del Ejército con su consentimiento, peculado doloso, apropiación de fondos públicos y el secuestro del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer.

Esa justicia jamás la veremos en México, salvo para castigar a enemigos políticos.

El Congreso debió investigarlos conflictos de interés entre el poder y el Grupo Higa; y el presidente, decirla verdad sobre la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, que intentó ocultarla PGR. Para mayor inri, el Instituto Nacional Electoral premió al Partido Verde por violar la ley de manera sistemática.

Triple burla para los mexicanos. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx