Capitolio

Manotazo de Osorio

Miguel Osorio, el priista con mayor intención de voto para las presidenciales de 2018, es el secretario de Estado con más visitas a Coahuila. El encargado de la política y la seguridad asistió el 29 de abril a la VIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Permanente de Congresos Locales (Copecol). Fue la última aparición de Eleazar Bazúa como delegado de Gobernación.

“El secretario recibió quejas contra Bazúa, hasta que explotó” —me confía una fuente. —“¿Cuál fue la causa?” —pregunto. —“Pérdida de confianza. Es todo lo que puedo decir”.

Contrario al perfil de un funcionario con tareas sensibles como las suyas, Bazúa se convirtió desde su llegada a Coahuila en una figura protagónica. Asistía a reuniones políticas y en ceremonias oficiales ocupaba casi siempre un lugar en el presídium. Esa cercanía pudo haber provocado su separación del cargo. En cualquier caso, la mano de Osorio volvió a sentirse en el estado.

La destitución de Bazúa confirma también el acceso einfluencia que agentes políticos de Coahuilatienen en Gobernación y otras esferas del poder central, sin descartar la presidencia de la República. La prioridad del líder priista Manlio Fabio Beltrones son los procesos del domingo próximo para elegir 12 gobernadores, 965 alcaldes y 448 diputados locales.

En su discurso en la Copecol, Osorio dijo sobre los avances en materia de seguridad: “Coahuila es ejemplo de voluntad política, de que se pueden alcanzar (acuerdos), vencer inercias y resolver grandes problemas”. ¿Mensaje encriptado también para una sucesión atípica por el número de aspirantes al gobierno?

En del mismo entorno político, Emilio Mendoza renunció como delegado de Desarrollo Social para ocupar otro cargo en las oficinas centrales. El titular de la Sedesol, José Antonio Meade, participó en la asamblea de la Copecol. El también aspirante presidencial —muy alejado de Osorio en la intención de voto— declaró que Coahuila afronta retos en educación, salud, vivienda y generación de certeza alimentaria.

La sucesión se adelantó más de dos años con un solo corredor (Miguel Riquelme, alcalde de Torreón). Los demás aspirantes aprietan el paso en el estado y muevenpalancas en la capital del país, donde se tomará la decisión final. Las encuestas proyectan escenarios, pero todavía falta un año para las elecciones (serán el 4 de junio de 2017). El pronóstico es reservado.

 

gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx