Capitolio

HMV: el protegido

Desde la primera vez que escuché la versión de que Humberto Moreira había sido liberado de la prisión madrileña de Soto del Real por intervención del presidente Peña Nieto, mi respuesta ha sido la misma: si no tiene control sobre su gobierno y el país, menos podrá influir en decisiones ajenas; en este caso, de la justicia española, la cual encarceló al dictador chileno Augusto Pinochet y ahora tiene en la mira a la infanta Cristina, hermana del rey Felipe VI.

La investigación de “El País” sobre el despliegue diplomático del gobierno de México por la detención del ex presidente del PRI y exgobernador de Coahuila, en el Aeropuerto Adolfo Suárez, el 15 de enero, también echa por tierra la hipótesis del canje de prisioneros: la libertad de Moreira por la extradición de Joaquín “El Chapo” Guzmán a Estados Unidos.

Los mexicanos nos enteramos de lo que sucede en nuestro país por la prensa extranjera. La declaración del presidente sobre la entrega de Guzmán a Estados Unidos no fue producto de un acuerdo, la provocó el escritor venezolano Moisés Naím, en el Foro Económico Mundial en Davos. Interrogado sobre el tema, Peña respondió: “La instrucción que he dado a la Procuraduría General de la República es de trabajar en los procesos para la extradición de este criminal de alta peligrosidad”. El anuncio sorprendió, pues la intención era juzgar primero al capo en México.

Moreira fue detenido el 15 de enero “por (…) blanqueo de capitales, malversación de caudales públicos, organización criminal y cohecho” (“El Español”, 15.1.16). Dos días más tarde, el presidente inició una gira por Medio Oriente. El 22 de enero, cuando el ex líder del PRI obtuvo la libertad provisional, Peña ya se encontraba en Suiza. Moreira regresó a México el 3 de febrero, y seis días después el juez Santiago Pedraz archivó su caso de manera temporal. El gusto le duró poco, pues el miércoles pasado la Fiscalía Anticorrupción pidió reabrir el expediente.

“El País” volvió a colocar a Moreira en el ojo del huracán y al presidente en un nuevo aprieto. El activismo de la PGR y de la embajada por obtener información del proceso le da otro giro al caso.¿Por qué el interés de mantener a Moreira lejos de la justicia? La deuda de Coahuila, el pago de campañas con recursos del erario, el lavado de dinero y la riqueza de figuras públicas son el telón de fondo.


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx