Capitolio

Gobierno bicéfalo (II)

Rubén Moreira (RM) representó el papel de hombre fuerte en el gobierno de su hermano Humberto. Tomaba decisiones, nombraba y removía secretarios del gabinete, decidía candidaturas, pero no era funcionario. Esa circunstancia lo exime de responsabilidades pasadas. Sin embargo, como gobernador, empieza a pagar los costos de ejercer el poder sin contrapesos. Para ampliar su influencia otros seis años, pretende dejar como sucesor al alcalde Miguel Riquelme, quizá atenido al presupuesto y a su fama de operador electoral.

RM buscó diferenciarse de su hermano desde que asumió el cargo, el 1 de diciembre de 2011. La estrella de Humberto se apagó tras su despido —entre escándalos— como líder del PRI. Con las arcas secas por la megadeuda, de la cual ya se han pagado 10 mil millones de pesos de intereses, RM basó su agenda en la transparencia, el respeto a los derechos humanos, la equidad de género y la no discriminación.

La deuda y su impacto económico y social, no eran los únicos problemas. En el sexenio anterior, Coahuila fue tierra fértil para los carteles de la droga.

Los Zetas se posesionaron del estado. Fueron años aciagos. No solo por la guerra de Felipe Calderón contra el narcotráfico, sino porque las autoridades locales se desentendieron de la seguridad y en algunos casos se asociaron con las mafias.

A menos de 13 meses de finalizar, el gobierno de Rubén Moreira vuelve a ser cuestionado. Fundamentos de su administración, como la transparencia, se han puesto en duda. El reportaje de Reforma sobre las empresas fantasma, que facturaron 170 millones de pesos (la cifra podría ser dos o tres veces mayor), atrajo de nuevo los reflectores. La explicación del secretario de Finanzas, Ismael Ramos, ahondó la sospecha, y la renuncia de María Esther Monsiváis la confirmó.

El último coletazo contra la administración de RM lo dio Juan Manuel Muñoz Luévano, presunto operador de Los Zetas, preso en España por lavado de dinero y delincuencia organizada. ¿Cómo acabará el sexenio? La primera respuesta la darán las urnas en menos de siete meses, cuando se elija nuevo gobernador. 



gerardo.espacio4@gmail.com