Capitolio

Examen en las urnas

La composición del Congreso federal que se elija el 7 de junio proyectará escenarios para la sucesión presidencial de 2018. Enrique Peña rendirá su tercer informe el 1 de septiembre, y según la tradición de su partido empezarán los ajustes para el relevo en Los Pinos.

El propósito del PRI es conservarse como primera fuerza en la Cámara baja, aun sin conseguir la mayoría absoluta.

Desde los comicios de medio periodo de Ernesto Zedillo, en 1997, ningún presidente ha logrado el cincuenta por ciento más uno de los diputados.

En la actual legislatura, el PRI ocupa 213 asientos, el PAN 114, el PRD 99, el Verde 27, Morena y Movimiento Ciudadano 12 cada uno, el PT 11 y Nueva Alianza 10; dos diputados aparecen sin partido. La ventaja del PRI aumenta con los votos del Verde, aliado suyo en las elecciones de 2012 y 2015, y en algunos casos de Nueva Alianza.

Esa situación le ha permitido empujar la agenda del presidente Peña y lograr reformas constitucionales con el apoyo de las fracciones parlamentarias del PAN y el PRD.

En la energética sumó los votos de la derecha y en la fiscal los de la izquierda, pero ninguna ha respondido a las expectativas del gobierno.Peña Nieto no llegará a las elecciones en su mejor momento ni con grandes resultados como para esperar un amplio respaldo popular en las urnas.

Al inicio de su tercer año registró la aprobación más baja (39%) de los últimos presidentes en el mismo periodo. Una encuesta del Grupo Reforma, publicada el 27 de marzo, arrojó que el 66% califica el manejo de la economía como “mal/muy mal” y solo el 17% respondió “muy bien/bien”.

Para el 40%, la economía “ha empeorado” en los últimos doce meses, y según el 14% “ha mejorado”.Al débil crecimiento económico y a la violencia se agregan escándalos que han vulnerado la autoridad presidencial y deteriorado su imagen, como la compra de residencias millonarias (en Lomas de Chapultepec —“Casa Blanca”—, Malinalco e Ixtapan de la Sal) al Grupo Higa y a otros contratistas del gobierno federal.

Los recortes al presupuesto por el desplome de los precios del petróleo y la percepción de que la corrupción y la impunidad han aumentado en los dos últimos años le restan apoyo al presidente y confianza a las instituciones. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx