Capitolio

Encuestas y votos

Las encuestas electorales en México no se caracterizan por su aproximación a los resultados en las urnas. En los comicios de 2012, la mayoría de las encuestadoras daba como amplio favorito a Peña Nieto sobre López Obrador, con márgenes de hasta 50% o más, pero al final la diferencia fue solo de 6.5%.

Sin embargo, el problema no es privativo de nuestro país, sino del mundo, explica Leo Zuckermann en su columna Juegos de poder titulada “Ojo con las encuestas” (Excélsior 11.5.15). A partir de la advertencia del estadístico estadounidense Nate Silver, de que “El mundo podría tener un problema con las encuestas”, el académico y comentarista de televisión repasa las recientes elecciones en Israel, Estados Unidos, Escocia (sobre su independencia) y el Reino Unido, donde los resultados contradijeron a las proyecciones.

Según Zuckermann, “la industria de las encuestas está pasando por un momento crítico”, pues “No están midiendo bien las intenciones de voto”. Para Silver, quien predijo la victoria de Barack Obama en 2012 y acertó en 50 estados, las razones son variadas: desde el incremento de la falta de respuesta en los sondeos políticos y el alza de los costos, hasta encuestadores que crean sus propios datos.

Para las elecciones del domingo próximo, las proyecciones dan como favorito al PRI, seguido por un PAN sin liderazgo y un PRD decadente; sin embargo, el partido de Los Chuchos afronta ahora la competencia de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), liderado por López Obrador.

Ante oposiciones tan anodinas, el PRI no solo podría mantenerse como primera fuerza en la Cámara de Diputados, sino ganar la mayoría de las nueve gubernaturas y de las casi mil alcaldías en juego, pero habrá que esperar el veredicto de las urnas.Máxime porque hoy el descontento social es mayor y los sectores críticos y rebeldes son más amplios.

Los comicios de medio periodo ofrecen a la ciudadanía la oportunidad de cobrarle al gobierno y a su partido errores, escándalos y reformas incumplidas, como la educativa. Peña Nieto ha sido insensible a las exigencias de transparencia, justicia, respeto a los derechos humanos y de castigo a líderes, políticos y gobernantes corruptos. Así lo reflejan las encuestas: la mayoría de los mexicanos no acepta al presidente. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx