Capitolio

Diputaciones en vilo

Unidad Democrática de Coahuila (UDC) fue la tercera fuerza más votada el 6 de julio, después del PRI y el PAN. Fundada por Evaristo Pérez Arreola, líder del STUNAM y amigo de Carlos Salinas de Gortari, UDC superó al PRD y obtuvo el doble de sufragios de las otras siete organizaciones con registro local; también superó la votación conjunta del PT, el Verde, el Movimiento Ciudadano y el Panal. De ese tamaño es la crisis de partidos en el país y en el estado. Diputado federal por el Partido Comunista Mexicano (1972-1978) y primer alcalde de oposición de Acuña, Pérez Arreola fundó UDC a principios de los noventa. Tras su muerte en 2002 —luego de apoyar la candidatura presidencial de Vicente Fox—, su hijo Evaristo Lenin Rivera, actual presidente municipal de Acuña, le sucedió en la dirección del partido. UDC, con registro desde 2006, ganó también Sabinas en alianza con el PAN.Los partidos locales practican un nepotismo pedestre, como a escala nacional sucede con el Verde, de la familia González Martínez. De las organizaciones satélite con registro en el estado, Primero Coahuila, del cacique matamorense Jesús Contreras Pacheco, captó más votos: once mil 393, seguido por el Progresista de Coahuila (cinco mil 304), aliado del PAN en elecciones anteriores, y el Partido de la Revolución Coahuilense (cuatro mil 582).El PRC es otro ejemplo de como en Coahuila se pueden formar y dirigir partidos bajo criterios estrictamente familiares y mercantiles e incluso delinquir sin recibir castigo. Abundio Ramírez Vázquez, tránsfuga del PRD, podría ser diputado solo por haberse aliado al PRI en la coalición “Todos Somos Coahuila”. En abril de 2007, su hijo Marcos Isais Ramírez fue presuntamente secuestrado por una organización criminal; en el operativo para rescatarlo murió un policía y otro resultó herido. La curul de Abundio Ramírez pende de un hilo.Los partidos con las peores votaciones fueron el Joven (mil 971), que alardeó (¿o fue amenaza?) la nominación del exgobernador Humberto Moreira. Y el PSD (mil 129), cuyo propietario, Samuel Acevedo, se jacta de ser “más priista que los priistas”, razón por la cual colocó a Claudia Morales (exsecretaria de Turismo y esposa del exalcalde de Torreón, Eduardo Olmos) y a Francisco Tobías en los primeros lugares de la lista de representación proporcional. Morales ocupará el asiento de Acevedo en la próxima legislatura, si la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación no decide otra cosa.Coahuila es un paraíso para los partidos, pues a los catorce que ya tenía —siete nacionales y siete de manufactura local— se sumarán otros tres, aprobados por el Instituto Nacional de Elecciones el 9 de mayo: Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Frente Humanista y Encuentro Social. El más atractivo de todos es Morena, por la influencia de Andrés Manuel López Obrador sobre el electorado y la crisis de las izquierdas agrupadas en el PRD y el PT.Las nuevas siglas debutarán en los procesos del año próximo para elegir Congreso federal, legislaturas locales, nueve gobiernos estatales y alrededor de novecientasalcaldías. López Obrador fue candidato presidencial en 2006 y 2012. Luego del infarto que sufrió en diciembre pasado, reanudó sus recorridos por el país. Es el líder más votado de las izquierdas con 15.8 millones de sufragios en los comicios que instalaron a Peña Nieto en Los Pinos. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx