Capitolio

Deuda: efecto dominó

El efecto de la deuda en las elecciones de gobernador de 2011 resultó mínimo o nulo, pues las votaciones fueron el 3 de julio, cuando el autor del quebranto, Humberto Moreira, estaba en la cresta de la ola: era líder del PRI y uno de los exmandatarios mejor calificados (muy por encima de Peña Nieto y Osorio Chong). Por su “honestidad”, el 56.6% de los mexicanos le habría confiado las llaves de su casa (Encuesta Nacional 2010 de Gabinete de Comunicación Estratégica).

Otros factores influyeron para que los coahuilenses no repararan en la deuda al momento de votar:

1. HMV la ocultó. Según funcionarios de su administración, los pasivos fluctuaban entre 8 mil y 12 mil millones de pesos. De acuerdo con algunas fuentes, Rubén Moreira calculaba la deuda en 18 mil millones; y

2. El escándalo lo destapó el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, en una gira de apoyo al candidato panista Guillermo Anaya. Sin embargo, las elecciones ya estaban en puertas y la declaración, además de no permear entre los votantes, se tomó como un ardid.

La deuda se convirtió en escándalo nacional cuando el empresario Armando Guadiana empezó a ventilarla en la prensa. Sus desplegados, para investigar y castigar a los responsables de hipotecar ilegalmenteal estado, provocaron el despido de Moreira como presidente del PRI.

Luis Fernando Salazar uso el endeudamiento (superior a los 36 mil millones de pesos) como bandera de campaña para llegar al Senado. Atizado por escándalos de corrupción, la detención de HMV en España, la declaratoria de fugitivo contra el exgobernador interino Jorge Torres y las confesiones de Javier Villarreal y del empresario Rolando González Treviño, a quienes se les han decomisado más de 10 millones de dólares, supuestamente robados del erario de Coahuila, el tema de la deuda terminó por socializarse y convertirse en un elemento explosivo para el PRI.

Armando Guadiana, aspirante independiente al gobierno, ha vuelto a la carga. Ahora con denuncias sobre operaciones fraudulentas del gobierno de Humberto Moreira con Leadman Trade, filial de Ficrea, a través de la cuales la sociedad financiera popular lavó dinero con recursos de sus clientes. Los créditos con Leadman Trade, cuyo monto se disparó a 815 millones de pesos, fueron reestructurados. Si en las elecciones de 2011 el tema de la deuda no impactó, en 2017 puede ser demoledor.

 

gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx