Capitolio

Crónica de una derrota

En Durango el PRI apostó a perder con un candidato novato, hechura del gobernador Jorge Herrera. En apenas siete años, Esteban Villegas fue diputado local, secretario de Salud y alcalde de la capital. En las elecciones del 5 de junio, afrontará a un político experimentado y popular: José Rosas Aispuro. “El Güero”, como también se conoce al aspirante opositor, renunció al PRI en 2010 para competir contra Herrera por la alianza PAN-PRD-Convergencia. Menos de 11 mil 500 votos lo separaron de la gubernatura. Hoy está de vuelta y con enormes posibilidades de abrir en Durango las puertas de la alternancia.

Aispuro es un hombre formado en la política: cuando Villegas ingresó al Congreso local en 2007, él ya había sido oficial mayor del gobierno del estado, diputado federal dos veces, presidente del PRI, diputado local y alcalde de Durango. En términos pugilísticos, la pelea por la gubernatura será entre un peso pesado y uno mosca.

La imposición de Villegas dividió al priismo, sobre todo en La Laguna, cuya favorita era la senadora Leticia Herrera, hija del empresario y político Carlos Herrera Araluce, fallecido el 2 de marzo. El riesgo de que Leticia se postulara por otro partido, o como independiente, se conjuró con su nominación para la alcaldía de Gómez Palacio, la cual ya ocupó.

Mas si el gobernador y su delfín suponen que la negociación les sacará las castañas del fuego, es que, como el presidente Peña en otro contexto, tampoco entienden que no entienden. El sentimiento de los municipios laguneros por el abandono histórico del gobierno estatal se profundiza sexenio tras sexenio. Los gobernadores surgen de la capital y hacia allá canalizan las principales inversiones.

Sin embargo, La Laguna siempre cae en el garlito. Jorge Herrera ofreció apoyos que jamás llegaron. Aun cuando los votos de Gómez Palacio y Lerdo lo salvaron de la derrota, el mal trato hacia las autoridades locales y la ciudadanía no varió. Hoy, con Villegas, la promesa se renueva: inversiones a cambio de sufragios.

El escenario es que Aispuro gane la gubernatura y Leticia Herrera la alcaldía. Y como en lo sucesivo los presidentes municipales también podrán reelegirse, la senadora con licencia puede pensar desde ahora en suceder a “El Güero” Rosas, a menos que decline la candidatura gomezpalatina. Es cuestión de tiempo.

 

gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx