Capitolio

Crispación nacional

La renuncia de Ángel Aguirre al gobierno de Guerrerono redujo la tensión nacional. El desgobierno, el abandono de las autoridades federales y la influencia del crimen organizado en todas las esferas del poder derivó en el asesinato de seis personas y la desaparición forzada de cuarenta y tres alumnos de la Escuela Normal de Ayotzinapa, el 26 de septiembre. La PGR responsabiliza del secuestro al alcalde de Iguala, José Luis Abarca (PRD), y a su esposa, María de los Ángeles Pineda. La pareja fue detenida el 4 de noviembre en la Ciudad de México. Abarca enfrenta cargos por homicidio, delincuencia organizada y el asesinato del líder agrario Arturo Hernández, el 30 de mayo de 2013.El caso Ayotzinapa y las múltiples fosas clandestinas con decenas de cadáveres sin identificar, descubiertas mientras se buscaba a los normalistas, causó estupor, movilizó al país y unió a la comunidad internacional en un clamor: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”. La barbarie provocó reacciones de la prensa mundial, del papa Francisco y de la Casa Blanca.La ONU, el Parlamento Europeo, Human Rights Watch y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos recomendaron al gobierno localizar a los estudiantes, investigar los sucesos y procesar a los responsables. En ese contexto, la CNDH confirmó la participación del Ejército en la ejecución de quince personas en Tlatlaya, algunas por fusilamiento, de un total de veintidós presuntos delincuentes asesinados el 30 de junio en el interior de una bodega.Intelectuales, escritores y artistas se unieron a la condena. En Madrid, donde recibió el Premio FAES de la Libertad, Enrique Krauze, autor de La presidencia imperial, declaró: “Dos fuerzas terribles y convergentes amenazan la libertad en México: la corrupción y el crimen”. El estreno de la película “La dictadura perfecta”, como Mario Vargas Llosa calificó a los gobiernos del PRI a principios de los noventa, coincidió con las protestas nacionales por las masacres de Tla-tlayay Ayotzinapa. La cinta de Enrique Estrada reunió a 1.6 millones de personas y recaudó casi setenta y cinco millones de pesosen su estreno, según la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma. En un mitin deMorena en la Plaza de la Constitución, Elena Poniatowska, autora de La Noche de Tlatelolco, proclamó: “Ya es hora de que hablen los pobres. Sin los jóvenes no hay nada. El caso Iguala es una mancha atroz”.Para sustituir a Ángel Aguirre se repitió la fórmula de Michoacán: designar a un académico. Rogelio Ortega, exsecretario general de la Universidad Autónoma de Guerrero, recibió un estado ingobernable y en combustión. El cambio no satisface a tirios ni a troyanos. Sin embargo, escritores como Juan Villoro y Poniatowska publicaron un desplegado donde advierten que la formación y trayectoria democrática de Ortega “contribuirán a mejorar las condiciones de Guerrero”.La exigencia nacional es que el exgobernador de Guerrero —y otros, por distintos delitos— sea sometido a juicio político y sentenciado por su responsabilidad en el asesinato de civiles, la desaparición de normalistas y sus presuntos vínculos con la delincuencia organizada. La renuncia de Aguirre, “recomendada” por el PRD, según su líder Carlos Navarrete, lo libera de la presión social, mediática y política, mas no debe librarlo de la acción de la justicia; de lo contrario, el país seguirá en crisis. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx