Capitolio

Cambio de escenario

El panismo de Nuevo León le cobró a Margarita Arellanes y a Gustavo Madero haber traicionado los principios de su partido y eligió a Jesús Cantú como candidato a gobernador. El resultado del proceso tendrá repercusiones dentro y fuera del estado. Para empezar, castiga el uso y protección de prácticas clientelares y corruptas criticadas por el PAN como oposición, pero asumidas como gobierno.Madero subestimó a los nuevoleoneses. Su pasividad frente a casos de corrupción, como el cobro de “moches” a alcaldes por la asignación de recursos federales, y su cercanía con figuras manchadas por el escándalo, se le cobraron a su candidata. El líder del PAN pagó también por sus conductas autoritarias y excluyentes.El triunfo de Cantú aumenta las posibilidades del PAN de ganar las elecciones del 7 de junio. El recuerdo del ex alcalde Fernando Larrazabal, cuyo hermano (Jonás) cobraba sobornos a casinos, también contribuyó a la derrota de Arellanes, a quien se le descubrió una residencia valuada en veinte millones de pesos. El 8 de junio de 2013, en su campaña temprana por la gubernatura, la panista entregó las llaves de la ciudad a Jesucristo.Además de tener pocos pasivos políticos y de sumar al panismotradicional —contrario a Madero—, el candidato del PAN capitalizará la incuria y desaseo de Rodrigo Medina (PRI). El gobernador se obstina en el proyecto Monterrey VI, el cual consiste en un acueducto de 372 kilómetros entre la cuenca del río Pánuco y Nuevo León. La mayoría de los sectores repudia la obra, por su inconveniencia, opacidad y carestía. Primero se presupuestó en catorce mil millones de pesos y ahora en cincuenta y cuatro mil millones. Por si los elementos de sospecha no bastaran, uno de los contratistas es filial del grupo…¡Higa!El triunfo de Cantú sobre Arellanes envía al panismo de Coahuila varios mensajes:1) ¿hasta dónde es conveniente postular de nuevo a Guillermo Anaya para las elecciones de gobernador de 2017?; 2) los candidatos de Gustavo Madero no son necesariamente los del PAN; 3) las alianzas en el grupo dominante son efímeras y están expuestas a deslealtades; y 4) las ambiciones y rupturas cíclicas abren espacio a nuevos aspirantes o al regreso de antiguas figuras, como pasó en Nuevo León. 



gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx