Capitolio

Calambres cubanos

La primera gira internacional del gobernador Humberto Moreira fue a Cuba para hacerse la foto con el dictador Fidel Castro, en abril de 2006.

Según las crónicas, la reunión privada Castro-Moreira, a la cual solo tuvo acceso un puñado de funcionarios, duró ocho horas: de las 11 de la noche del lunes 24 a las 7 de la mañana del martes 25.

Una vez defenestrado del PRI por el escándalo de la deuda, Moreira fue candidateado para representar a México en la isla.

El nombramiento jamás se produjo, como tampoco el de Fidel Herrera en Grecia, por las mismas causas: el descrédito de los ex gobernadores de Coahuila y Veracruz. En la lista de “Los diez mexicanos más corruptos de 2013” de la revista “Forbes”, Moreira ocupa el séptimo lugar y Herrera el octavo.

Herrera, con mayores contactos y relaciones que Moreira en las altas esferas políticas del país, pero sobre todo menos atropellado, no alcanzó embajada, pero sí consulado en Barcelona. No tiene carrera en el servicio exterior, pero sí una larga cola de corruptelas y presuntas negociaciones con el cartel de Los Zetas. Humberto Moreira se dedicó finalmente a cultivar el físico, a cuidar sus inversiones ya exorcizar a sus fantasmas.

La política, como la vida, está llena de ironías. En los últimos días se ha publicado que el ex gobernador Enrique Martínez, quien primero consintió a Humberto y luego renegó de él, podría ser designado embajador… en Cuba. El puesto lo ocupó antes su amiga Beatriz Paredes.

Del gabinete se sale por múltiples razones: 1) incompetencia o agotamiento (Chuayffet y Murillo); 2) escándalos de corrupción o conflictos de interés, razón por la cual ya deberían haber renunciado Ruiz Esparza (SCT) y Videgaray (Hacienda); 3) ajustes naturales o discrepancias entre secretarios (la soga se quiebra siempre por lo más delgado);4) muerte (Mouriño y Francisco Blake Mora); o 5) para ser candidato a la presidencia, siempre la más deseable. Nadie abandona la nave por voluntad propia.

La separación de Martínez de Agricultura, según parece, se debió al inciso tres. Si el ex gobernador es nombrado embajador en Cuba, podría obtener información valiosa sobre políticos de Coahuila con depósitos e inversiones en la isla; quizá solo para consumo interno. “La política”, escribió Churchill, “es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra solo se muere una vez”. 



gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx