Capitolio

Cadáveres políticos

El desempeño de los gobernadores tiene efectos en las urnastarde o temprano. El voto de castigo contra algunos de ellos sacudió a Los Pinos. Rodrigo Medina (Nuevo León) y Aristóteles Sandoval (Jalisco) atizaron el sufragio anti PRI por permitir a sus padres ejercer el poder; el primero para hacer negocios y el segundo como jefe de campaña.

En México la impunidad es regla y cualquier exceso se tolera… solo a los influyentes.

En Nuevo León, campesinos de Mina denunciaron que Humberto Medina Ainslie y sus hijos Alejandro David y Humberto Ricardoobtuvieron mediante engaños terrenos de esa comunidad, adquiridos inicialmente por Alejandro Martínez, del Grupo Kalos.Era apenas la punta del iceberg, pues más tarde se destaparon otros escándalos y operaciones del padre del gobernador, como la presunta triangulación de fondos a las Islas Caimán.Medina Ainslie ocupó la Procuraduría de Justicia de Coahuila en el primer tramo del sexenio de Rogelio Montemayor.

Después regresó a Monterrey donde se convirtió en consejero del gobernador Natividad González Parás; en ese carácter fue acusado de tráfico de influencias.

Conocido como Golden daddy (“Papá dorado”), a Medina se le señaló desde un principio como el intermediario del gobierno de su hijo en la asignación de obra pública. También se le atribuyen múltiples negocios inmobiliarios.Por su parte, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, dejóen manos de su padre su campaña para la sucesión presidencial de 2018. La primera tarea de Leonel Sandoval eraconservar la alcaldía de Guadalajara para evitar un “desastre”.

El PRI postuló a Ricardo Villanueva, pero Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano, siempre fue el favorito.

Si el padre del gobernador fuera un ciudadano común, tendría libertad para apoyar a los candidatos de su partido y a su hijo para la presidencia. Leonel Sandoval, magistrado del Tribunal Superior de Justicia, fue grabado mientras dirigía una reunión de Unidad Revolucionaria. Tras el escándalo, Sandoval pidió licencia, pero no se retiró de las campañas, como tampoco Medina Ainslie se apartó de los negocios.

El PRI perdió Nuevo León y Jalisco; hoy Medina y Sandoval son cadáveres políticos. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx