Capitolio

Brecha política (II)

Saltillo dio los primeros pasos para convertirse en el polo industrial más importante de Coahuila y uno de los principales clústeres automotrices, cuando Óscar Flores Tapia asumió el poder en 1975. En ese período de casi cuatro décadas, la capital ha tenido alcaldes aceptables y mediocres —del PRI y el PAN— y gobernadores responsables y otros francamente desastrosos. Sin embargo, sus fundamentos le permiten figurar entre las mejores ciudades para vivir e invertir y ser la séptima más competitiva, según el Instituto Mexicano de Competitividad.Isidro López Villarreal no solo recibió de Jericó Abramo, su predecesor priista en la alcaldía, una metrópoli equipada y sin crisis de seguridad y de servicios, sino una de las tesorerías menos endeudadas. El tercer alcalde capitalino del PAN —al que se afilió después de ganar las elecciones con la mayor votación y el más amplio margen— es nuevo en política y por lo tanto no responde a banderías. Su compromiso, advierte, es con la ciudadanía y con el nombre de su familia, cuyo fundador lo fue también del Grupo Industrial Saltillo. Rosendo Villarreal y Manuel López, tío y hermano suyos, presidieron el ayuntamiento en los trienios 1991-1993 y 1997-1999, respectivamente.La iniciativa privada marca otra diferencia entre Saltillo y Torreón. En la capital, las cámaras las dirigen empresarios o funcionarios de consorcios, dedicados al fortalecimiento del sector, no a la politiquería. Tampoco son comparsa de los gobiernos estatal o municipal de turno, sino sus críticos. El 14 de septiembre, el ayuntamiento publicó un desplegado con avances que atribuyó a los saltillenses “ejemplo a nivel nacional de esfuerzo, dedicación, trabajo y desempeño en todas las áreas”, con críticas implícitas a las administraciones del PRI. “Primer lugar en calidad crediticia: el gobierno municipal no tiene deuda pública. Diez de calificación en transparencia: el gobierno municipal no tiene nada que ocultar. Séptimo lugar en el ranking de las ciudades más competitivas del país. 7.37 de calificación: los ciudadanos aprueban el trabajo de la administración. 8.66 de calificación: los organismos civiles aprueban el trabajo de la administración”. Entre sus fuentes cita la revista Alcaldes de México, el ICAI, el Imcoy el sitio comovamoscoah.org.El líder del comité estatal del PRI, David Aguillón, advierte que la salud financiera se logró en la gestión de Jericó Abramo. También descalifica la encuesta del Consejo Cívico de Instituciones de Coahuila sobre el gobierno municipal: “Es una gran mentira y carece de veracidad, porque fue elaborada por los hermanos y amigos de Isidro López Villarreal”, declaró a Zócalo. Abramo prefiere no opinar sobre la administración panista, pero la alienta: “Le deseo lo mejor al ingeniero Isidro López (…), porque yéndole bien al alcalde, le va bien a Saltillo”.El índice de Competitividad Urbana y Municipal del Imco, donde se ubica a Saltillo en el sexto lugar nacional y a Torreón en el 48, sirveno solo para reflexionar sobre la distancia entre las dos principales metrópolis del estado, sino en la necesidad de un gobernador lagunero que sea para la Comarca lo que Flores Tapia fue para Saltillo. En la capital del país ya se baraja esa posibilidad. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx