Columna invitada

Una ventana al universo: Saturno en el cielo de junio

Por las noches de este mes continuaremos con la posibilidad de observar al gigante gaseoso de los anillos: al planeta Saturno, que se encuentra en la constelación de escorpión cerca de su estrella alfa llamada Antares cuyo nombre proviene del griego y significa “el rival de Ares”. Debido a su color rojizo y que rivaliza en el cielo nocturno con el planeta Marte, el cual también se encuentra en este campo visual, en este mes, Saturno tendrá una magnitud aparente de 0.24 y se encuentra a una distancia de 9.024 unidades astronómicas. (Una unidad astronómica es igual a la distancia promedio de la tierra al Sol, que corresponde a 150 millones de quilómetros).

Una de las características de Saturno es que en el polo sur se encuentra un vórtice de proporciones descomunales, llamada  el “ojo” oscuro alcanza unos 8.000 km de ancho, aproximadamente dos tercios del diámetro de la tierra. Recordando que este planeta está clasificado como “gaseoso”, lo que observamos a través de los telescopios es precisamente su atmosfera compuesta de diversos gases, Las nubes se producen por convección: los gases calientes ascienden en la atmósfera de Saturno. A medida que suben a capas más altas y, por lo tanto, más frías de la atmósfera, los gases se condensan y adoptan forma de nubes.

Las mejores imágenes que tenemos de este planeta son fotografías tomadas por la sonda Cassini el 14 de julio de 2008. De hecho, la nave capturó las imágenes desde un ángulo oblicuo, a unos 56º por debajo del plano de los anillos de Saturno, lejos de la vista que se obtendría directamente sobre el polo sur. A pesar de encontrarse a unos 392.000 km del planeta, la cámara de Cassini fue capaz de alcanzar una resolución de 2 km por píxel. Los imponentes anillos de nubes que forman la pared del ojo son una característica conocida en los huracanes de la Tierra. Al igual que en sus homólogos terrestres, el ojo de esta tormenta está compuesto por gas más caliente que el que lo circunda. No obstante, mientras que los huracanes se alimentan de agua caliente y se desplazan por la superficie de nuestro planeta, este vórtice carece de océano líquido en su base, por lo que permanece inmóvil en el polo sur de Saturno.

Los vórtices giratorios forman parte de la circulación general de las atmósferas de los cuatro planetas gigantes exteriores y Cassini ha detectado varios vórtices móviles atravesando las nubes de Saturno a otras latitudes. Aunque, de manera informal, a los vórtices se les suele llamar tormentas, los científicos generalmente restringen este término a las breves y brillantes ráfagas de convección que atraviesan las nubes, a menudo acompañadas de rayos.  Además de su belleza, este vórtice ofrece a los astrónomos una forma de estudiar a fondo la atmósfera del planeta.

Para los aficionados a la observación de las estrellas es una oportunidad de maravillarnos una vez más con la observación de el “Señor de los Anillos” ya sea a simple vista o por medio de un telescopio, como dice nuestro amigo Arturo López no perder nuestra capacidad de asombro, así que esta noche levantemos la vista y dejémonos asombrar por el espectáculo de las esferas celestes.

 

Para mayor información de las actividades de la Sociedad Astronómica Guadalajara, A.C. visitar nuestra pagina www.sagdl.org