Una mirada al maravilloso mundo de los astros

Formación de estrellas

Hace algunas semanas la esa emitió un comunicado de prensa donde informaba de la obtención de una fotografía por Herschel, El Observatorio Espacial Herschel es una misión de la Agencia Espacial Europea. El lanzamiento se realizó el 14 de mayo de 2009 a bordo de un Ariane 5 junto con el observatorio Planck, en previsión de que entren en órbita a 1,5 millones de km de la Tierra, en el segundo de los puntos de Lagrange del sistema Tierra-Sol.

Los puntos de Lagrange, también denominados puntos L o puntos de libración, son las cinco posiciones en un sistema orbital donde un objeto pequeño, solo afectado por la gravedad, puede estar teóricamente estacionario respecto a dos objetos más grandes, como es el caso de un satélite artificial con respecto a la Tierra y la Luna.

La fotografía tomada en el infrarrojo muestra una región situada a 8,000 años luz en la constelación de Vulpecula, llamada Vulpecula OB1, donde se observa una nebulosa en la que se están formando estrellas tipo OB, Asociación estelar OB: Los astrónomos definen asociación estelar como un cúmulo estelar caracterizado por una unión gravitacional menos intensa que la que mantiene unidos a los cúmulos abiertos y los cúmulos globulares, y la tipo OB es el más conocido de asociación estelar, se caracteriza por la presencia de estrellas de los tipos espectrales O y B, se supone que se forman a partir de un pequeño volumen, en el interior de una nube molecular gigante. Estas estrellas emiten una gran cantidad de radiación, ultravioleta y de otros tipos, que comprime la nube circundante, haciendo que las regiones cercanas de polvo y gas comiencen a colapsar, lo que dará lugar a nuevas estrellas. Con el tiempo, este proceso irá consumiendo parte de la nube, transformando su materia en nuevas y brillantes estrellas.

Esto tiene sorprendido a los investigadores ya que este proyecto ha mostrado una gran cantidad de filamentos que se extienden por diferentes regiones de formación estelar de la Vía Láctea, nuestra galaxia.

Las estrellas gigantes de Vulpecula OB1 son algunas de las mayores de la Galaxia. Con una masa docenas de veces mayor a la del Sol, su vida es corta desde el punto de vista astronómico, ya que se consumen muy rápido. A nuestro Sol todavía le queda unos cinco mil millones de años de vida, antes de pasar a su última etapa de enana blanca, a las estrellas de Vulpecula OB1 se calcula que pueden tener unos dos millones de años, por lo que ya se acercan a su fin. Una vez consumida su energía, colapsarán y explotarán en forma de supernovas. El impacto que esta explosión tendrá en la nube circundante provocará el nacimiento de otras estrellas, dando así comienzo a un nuevo ciclo.

La bóveda celeste que miramos por las noches sin luna (y sin nubes) nos maravilla al observar la gran cantidad de puntos luminosos llamados estrellas, en su movimiento aparente que nos parece lento y apacible, pero nos damos cuenta que la vida en el universo es mucho más compleja de los que podemos percibir a simple vista.

www.sagdl.org