La energía de Baker

El sombrero de dos picos

El congreso anual 2015 de la Barra de Abogados México Estados Unidos (usmexicobar.org) tuvo lugar en Houston del 4 al 6 de noviembre. El tema principal de las mesas de trabajo fue la energía. Nos dejaron entrar a cambio de un reporte periodístico sobre el evento (ya subido en energia.com).

Carlos Morales Gil, ex director general de Pemex EP, abrió las sesiones. Nos contó que de joven quería ser abogado, por la claridad de su lógica y porque su padre era juez. Con relación a las inversiones en energía, insistió en que el factor más importante es la seguridad jurídica. No hizo comentarios sobre su papel en Petrobal o sobre los resultados de la Ronda 1.2 en que esta petrolera de nuevo cuño ganó un bloque. Se marchó después de su intervención sin que hubiera intercambio de preguntas y respuestas.

En sus discusiones, los abogados se preocuparon por dónde trazar la línea entre la esfera del gobierno y la del comercio. Se hizo notar que un acto de gobierno es amparado por la figura de soberanía nacional; mientras que un acto comercial está sujeto a revisión por múltiples instancias judiciales y tratados internacionales.

Observaron que las instancias reguladoras en México están constituidas con dos facultades: actuar como gobierno y actuar como regulador. La línea divisoria entre las dos funciones suele no ser tan marcada y esta opacidad ha permitido a Pemex tramitar un sinnúmero de amparos contra la CRE, CFC y CNH, por sus fallos y disposiciones, que se considere inconvenientes y que se caracterizan como actos del gobierno.

Los abogados se enfocaron en la figura de rescisión administrativa, que, según el artículo 21 de la Ley de Hidrocarburos, es un acto del gobierno, o sea un acto no sujeto a apelación o acuerdos arbitrales. Opinaron que la contratista-petrolera de la CNH sí tendría protección bajo el Tlcan, inclusive en el caso de rescisión administrativa.

Al anticipar una larga lista de inquietudes semánticas con relación a la reforma energética, desde octubre del año pasado hemos venido recopilando palabras técnicas y también términos del léxico cotidiano que nos llaman la atención por su polisemia. Pensamos en la idea de un diccionario de energía en México.

Vamos a seleccionar cuatro palabras: adecuado, eficiente, óptimo e idoneidad (en otra ocasión comentaremos sobre farmout).

Según la Ley de Hidrocarburos, el legislador busca "un adecuado, ordenado y eficiente crecimiento del sector energético". También se pretende "asegurar el funcionamiento eficiente del mercado mayorista". Cenagas quiere "lograr el desarrollo óptimo y eficiente de los sistemas de ductos y de almacenamiento", y la CRE podrá "analizar su impacto sobre del desarrollo eficiente de dichas actividades".

En los lineamientos de la CNH sobre la presentación de planes de exploración y desarrollo, señala que la comisión va a dictaminar sobre la "idoneidad" de los planes de las petroleras.

Con el sombrero puesto de semiólogo y politólogo (y no de abogado), se puede afirmar:

1. El gobierno está bajo el hechizo de la asonancia de la poesía de los economistas: eficiencia, transparencia y apariencia.

2. El lenguaje del marco jurídico es de una economía centralizada, pero en la calle hay desorden: no hay un encargado del despacho de la reforma energética. Cada dependencia va por lo suyo.

3. En ese jardín florece la discrecionalidad administrativa.

g.baker@energia.com