La energía de Baker

Contenido nacional

Una discusión cálida tuvo lugar el 8 de septiembre en el nuevo recinto del Club Petrolero de Houston, en el piso superior de la torre Total, en la calle de Luisiana, en el downtown. Éramos más de 75 personas en el auditorio para la comida y un panel.

Los panelistas eran Cybele Díaz, quien vino de la Secretaría de Economía (SE) y es nieta de Miguel S. Winczcek, una fina persona que tuve el privilegio de conocer en el Colegio de México, donde dirigió en los 80 y 90 un programa de investigación sobre energía. Cybele hizo una presentación sobre la manera en la cual el gobierno pretende medir el contenido nacional en el sector de hidrocarburos.

También vinieron Marco Antonio Cota, de la Secretaría de Energía (Sener), quien habló sobre el mismo tema, haciendo énfasis en la postura flexible de las autoridades.

Se observó que México es un país que ha tenido éxito en mercados internacionales en la industria automotriz y la de aviación, entre otras.

De Houston estaban Natalie Stirling-Sanders, directora del programa global de outsourcing de Exxon Mobil, y Tony Payán, del Instituto Baker de la Universidad de Rice.

Las ponencias se encuentran en la página de la Sociedad de Ingenieros (SPE), del grupo de estudios internacionales de la Sección Gulf Coast: http://www.spegcs.org/study-groups/international/. La moderadora era Mary Beth Snodgrass, presidenta de una consultoría que facilita el comercio entre inversionistas y proveedores, con sede en Houston: www.localcontenect.com.

Los funcionarios nos presentaron una visión optimista sobre un futuro con un contenido nacional de 25 por ciento en 10 años. Cybele nos mostró una fórmula complicada para medir el contenido nacional, con la acotación que en el sector petrolero el incumplimiento provocará una notificación a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) para la sanción correspondiente.

La ponente de la Exxon Mobil pasó una lámina llamativa que indicaba que en un proyecto petrolero que pudiera durar seis décadas solamente serán dos a seis años en que habría una fuerte demanda de la mano de obra y de insumos nacionales.

Su mensaje: cumplir con el mandato del gobierno mexicano requerirá mucha ciencia, paciencia y compromiso institucional.

El doctor Payán, originario de Ciudad Juárez, y experto en temas fronterizos, observó que en medio siglo (desde 1965), el contenido nacional en la industria maquiladora no ha rebasado 5 por ciento, un hecho que le hizo cuestionar la factibilidad de 25 por ciento en 10 años.

"El gobierno debe de invertir más en la competitividad de proveedores nacionales que en la medición de su participación".

En la sesión de preguntas, un petrolero de Chevron observó que la meta tan ambiciosa corre riesgos inflacionarios: "Supongamos que los operadores en México en 10 años requieren 300 unidades de insumos nacionales para cumplir con la meta de 25 por ciento.

¿Qué tal si solo hay 200 de tales unidades disponibles? Lo que pasará sería una competencia entre los operadores que provocará una fuerte inflación en el sector.

Los actores que van a beneficiarse de la renta petrolera mexicana van a ser estos proveedores".

Otra persona cuestionó la filosofía rentista de la Secretaría de Hacienda. "¿Qué medidas han tomado ustedes —dirigiéndose a los funcionarios— para convencer a las autoridades de incluir variables de mayor alcance, como contenido nacional, en los criterios de adjudicación en las licitaciones administradas por la CNH?".

Cybele respondió que Hacienda les había prometido apoyar un fondo para fortalecer a proveedores y contratistas mexicanos; mientras Juan Marco comentó que la Sener no cree que sería oportuno incluir contenido nacional como variable a licitar.

Otro comentario externado fue que México necesita más insumos globales.

En el caso de Pemex, reclutar profesionistas como empleados solo del mercado laboral de mexicanos es perder competitividad en mercados internacionales.

También, al no contar con oficinas en Houston, Pemex E&P no se enriquece de los frecuentes eventos patrocinados por las múltiples sociedades profesionales.

Gustavo Hernández suele venir a Houston como panelista, pero no es suficiente: debe de haber una docena de profesionistas aquí para escuchar y conversar con homólogos.

Pemex no podrá ser competitivo cuando sus profesionistas estén secuestrados en torres y pirámides de mármol.

El comentario fue recibido como una paradoja: para que haya más contenido nacional, empresas mexicanas, entre ellas, las del Estado, deben contar con más elementos internacionales.

g.baker@energia.com