Letrasgem

Los perjuicios de nacer mujer

En memoria de mi madre y mi abuela materna, extraordinarias y bondadosas. Reconociendo a las mexicanas que merecen vivir sin violencia ¿Usted ama y respeta a sus mujeres cercanas? ¿Procura que vivan sin violencia, no solo física, sexual, también emocional y económica?


Si la respuesta es positiva; felicidades. Ellas son una minoría que en México viven sin agresiones. De lo contrario, para otras, nacer mujer pude representar el riego de perder la paz interior, la integridad física, la individualidad y hasta la vida. Es decir, vivir el infierno de la violencia, que según un informe reciente realizado por el INEGI e INMUJERES, en nuestro país, 63 de cada 100 mujeres sufren este mal.


Desgraciadamente es un fenómeno tan extendido en el mundo, que la ONU instituyó el 25 noviembre como el  Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la mujer. En México se da como un problema preocupante, porque no se ha abatido y sigue creciendo la cantidad de víctimas, ejemplo de ello es que en 2011 se reportaron 2693 mujeres asesinadas por sus parejas.


Según este informe que es alarmante, porque principalmente se manifiesta en el ámbito de las relaciones cercanas, en su propio hogar y causado por las relaciones maritales, de ex parejas o de noviazgo, ya que se menciona que 47 de cada 100 mujeres mayores de 15 años sufren violencia por parte de ellos.


Los gobiernos como la sociedad, enfrentan una gran deuda  urgente con nosotras las mujeres, que por el machismo, errónea educación e ignorancia, ha  provocado que una parte del género humano vivan como ciudadanos de segunda, como objetos de propiedad de los hombres, como seres devaluados y  que no se les reconoce sus derechos humanos.


Después de la creación de nuevas leyes, programas de protección y procuración de justicia, institutos de la mujer,   que tratan de eliminar que este fenómeno continúe en México y que han sido insuficientes, es tiempo de revisar y replantear lo hecho, para formar estrategias efectivas que  concienticen a todos, de que tantos hombres como mujeres valemos por igual.