Letrasgem

Nuestros alcohólicos cercanos

Mientras unos celebran la implementación del Programa Salvando vidas en la ciudad con la  detección de conductores ebrios por parte de la Secretaría de Movilidad, otros  desearían llevar algo semejante hacia sus casas. Porque si el primero trata de reducir las muertes por tránsito, el segundo de remediar los males de los alcohólicos cercanos y evitar el sufrimiento de las familias  que ocasionan. Pero estos han sido olvidados por los programas de gobierno y no se vislumbra aprovechar el momento para concientizar del mal.

Los alcohólicos cercanos que no manejan también pueden dar como resultado fallecimientos, precisamente de ellos mismos al deteriorar su organismo o porque practican  la violencia física entre sus allegados.

Este vicio aceptado por la sociedad y permitido legalmente, ha llegado a ser una de las prácticas  letales para los jaliscienses, ya que por su irresponsabilidad al manejar ebrios, se ha provocado que del total de los percances de transito en el año, el 26 por ciento estaban bajo ese influjo. Y los accidentes de este tipo, la primera causa de muerte de los menores de 30 años de edad.

A partir de ayer la irresponsabilidad de manejar tomado, tiene castigo, ya sea administrativas o arresto y será un tema a mencionar entre nuestros conocidos, que quizá no se salven de ir pagar entre 9 o 12 mil pesos, o pasar de 12 a 36 horas en el CURVA, lugar de detención inmutable para estos casos. Todo depende de los niveles de alcohol que se manifiesten durante los operativos que se dan en 70 puntos alternos de ciudad.

Mientras en miles de hogares esperarían algún programa que igualmente detenga o castigue a los alcohólicos que siguen haciendo daño en las familias y que deambulan impunemente y sin ninguna medida de compasión para mejorar sus condiciones. 

Tal vez nadie podemos aventar la primera piedra, para negar que alguna vez hemos caído en la tentación de estas bebidas, pues todos lo tenemos a la mano hacerlo, pero la diferencia es tengamos la conciencia de que caer en el vicio, es llegar a los niveles de idiotización y de posible perjuicio irreversible para los demás. ¡Cuidado con el alcohol aún no manejando!

gemmazul@hotmail.com