Letrasgem

Peña Nieto, urgido de ganarse a los mexicanos

Cuando la ineptitud, la negligencia y la corrupción en un gobierno se hacen tan evidentes, no hay quienes no lo vean, quienes no se enfaden y quienes pidan la urgencia de cambios estratégicos o también de las personas en el poder. Y si los que gobiernan no se quieren enterar, surge un estado fallido y ellos se pueden ir por la fuerza y por el hartazgo de todos. En nuestro país por desgracia, en parte esto sucede, aunque los que gobiernan no lo quieren aceptar, pero ante la posibilidad de que sean despedidos o les estalle el país en más inestabilidad, ahora el presidente manda mensajes de que algo se va a hacer por la seguridad y anuncia 10 medidas para reforzar el estado de derecho.

Haciendo una breve mención de esto puedo darme cuenta que: Existe una contrariedad en estas, porque se proponen medidas para el mayor control de los que cuidan la seguridad, en el que participará más la federación y los estados, es decir los que hasta ahora no han podido lograrlo. Los cotos de poder serán menos y entre menos, quizá sea más fácil que la delincuencia organizada sea el que imponga a los gobernadores, ¿existe ese riesgo? También encuentro en sus propuestas aspectos positivos pero que divagan, como es el que se redefina y tengan claridad el sistema de competencia en materia penal y mejoras en la justicia cotidiana, bien por ello porque se encuentra tan rezagado y olvidado. Así como la creación de tres zonas económicas especiales, al sur del país. Aquí lo importante será el cómo, cuándo y quiénes lo ejecutarán. Esperamos que aunque sea una parte de lo urgente se pueda llevar a cabo, sea del análisis del congreso, de los expertos y resultado de sus auténticas intenciones de salvar a este país de una de las peores crisis que hemos vivido en el México moderno y no solo la urgencia de ganarse a los mexicanos. Ante esto, me pregunto: ¿Cómo es que tenemos a un presidente que hasta que las situaciones son de crisis se ponga a lanzar programas especiales? ¿En qué  país creía que vivía cuando asumió la presidencia? ¿Está seguro que de surgirán acciones que nos beneficien? ¿No le preocupa que no se crea en los resultados esperados?  Señor presidente, demuestre pronto que su gobierno no es de palabrería, de declaracionitis, ni  de solo buenas intenciones, aunque en su contra tiene la mala fama del partido de donde proviene, de los que lo apoyaron y de la inactividad de sus dos primeros años, pero los ciudadanos no deseamos que sea tachado como uno de los peores gobernantes de los últimos sexenios, que sea menos que gris, si con ello a todos nos va mal. Hay más por hacer, como ejemplo en lo que se refiere a economía, creación de empleos, abatir la pobreza, que igualmente son urgentes y que se necesita de manera importante la opinión de los ciudadanos, por favor inclúyanos para también considerarlo nuestro presidente.

 

gemmazul@hotmail.com