Letrasgem

Madres mexicanas, siempre heroínas

Me convertía en madre porque lo anhele desde niña. Porque a través de la sonrisa perene de mi madre, entendí que se podía alcanzar la felicidad a través de este rol. Mis sueños de entonces alcanzaban el futuro para verlos convertidos en hombres y mujeres adultos, también con sus propios hijos, no pido más que darles mi amor y que vivan a plenitud”.

Estas palabras de una mexicana que se convirtió por primera vez en mamá en la década de los ochentas  del siglo XX, ahora no son las mismas para muchas mujeres de este siglo, que en primera la maternidad no ha sido su prioridad, ni tampoco la única razón de vida, ahora deciden con mayor conciencia cuándo tener hijos y cuántos. En ocasiones ni siquiera lo ven como una prioridad o necesidad de desarrollo humano.

Sin embargo las mujeres mexicanas de estos tiempos en edad reproductiva que en México son 40.8 millones tienen un gran legado de sus madres y abuelas, que aunque a veces sumisas y apegadas a sus hijos, han dado verdadera muestra de amor incondicional al convertirse en factores decisivos para la unión y permanencia de la familia y del desarrollo moral y económico de muchos mexicanos abandonados por el padre.

Las mujeres mexicanas jóvenes que ya son madres, el 71% del total de la cifra anterior, no dudan en seguir los lineamientos de generaciones anteriores, pero ahora ellas piensan en ser primero felices para dar felicidad y en ello tiene que ver su realización como persona. Por eso dentro de las mujeres con mayor preparación o acceso a la información y menos carencia económica, los hijos actuales tendrán madres de mayor edad, que ahora se da después de cumplir los treinta años.

Sin embargo, en las edades de las madres, aún se dan dentro de las adolescentes o mujeres que deciden tener hijos jóvenes, son diversidades que en general enfrentan la misma indiferencia e inconsciencia de los gobiernos de siempre, para asegurar su bienestar y de sus hijos. Igualmente por parte de muchos de los hijos que sólo agradecen el 10 de mayo, a pesar de que sabemos que las madres mexicanas son las heroínas por siempre.

Un pequeño reconocimiento a todas las madres de México, en especial a mis hijas y a mi madre, que fue ejemplo invaluable de amor incondicional para sus cinco hijos.

gemmazul@hotmail.com