Letrasgem

Candidatos y los estudiantes universitarios

Para los que amamos el ejercicio de profesor como un noble y grandioso servicio en el que el alumno a veces también es nuestro maestro

 

Ser estudiante universitario en Jalisco no es fácil, porque a pesar de que somos una entidad en que existen múltiples opciones, desde la pública que no cuesta, las caras que son para ricos, las **patito que son solo negocios, aunque pocas que se salvan por su accesibilidad y calidad, siguen existiendo jóvenes que quedan fuera de estos sistemas de enseñanza, además los que están dentro no siempre están acordes con su economía y expectativas.

A pesar de esta falta de cobertura, sobre todo para la clase media y baja, en el que a veces las familias tienen que vivir endeudas por varios años o aceptar el bajo de nivel de las poco reconocidas, la situación se sigue repitiendo cada ciclo escolar y este menoscabo educativo desigual que sigue dejando fuera a muchos y a otros resignados, los tiempos electorales se repiten sin que los candidatos lo consideren y sin que ellos llamen la atención de estos jóvenes que se sienten olvidados por gobiernos en los que la educación parece que se da más por inercia.

Para los que tendrán que tomar decisiones de inclusión de estos jóvenes en el estado, habrá que recordarles que ser estudiante universitario en Jalisco significa un logro importante, un medio para ser contratado con mayores expectativas de sueldo y para ser tomados en cuenta con una especialidad, aunque sabemos que cada vez tienen más competencia y no basta. Es un peldaño en la escalera de la superación.

Existe una deuda hacia ellos y aún mayor para cuando egresan, porque si Jalisco está creciendo en empleos, aún no son suficientes y menos para esta clase de egresados, que al término viven otra decepción, ya que pocos son contratados con sueldos dignos para subsistir y más bien ganan una consolación de sus esfuerzos de estudiante de varios años. Ante esto no les es posible formar una familia pronto, se tiene que sumar la pareja y posponer tener hijos.

Y es que el mal de la corrupción, mafias y nepotismo también invade las universidades de Jalisco con sus excepciones y con los resultados deficientes para los alumnos, fenómeno que no es muy comentado para las privadas y sí muy conocido para la pública, pero que sigue siendo intocable.

Por eso la educación a nivel universitario en Jalisco debe ser renovada, limpiada, atendida para que en parte no siga siendo manejada por un cacique, no sea un negocio jugoso de instituciones religiosas, de dueños que ofrecen bajo nivel, de personas de partidos que siguen auspiciando tantas deficiencias como las que muestra el país en general. Señores candidatos atiendan este problema, den soluciones, porque en esto también están sus hijos, depende el crecimiento de la entidad y sus esfuerzos por ser verdaderos representantes del pueblo. 

 

gemmazul@hotmail.com