Salve César

KO

Los invitamos a ignorar la insulsa y poco relevante plática de César y Brutus.
    ––Oye compadre, me gusta mucho la tradición de los Reyes Magos.
    ––¿Y qué es lo que más te gusta de tal tradición?
    ––Lo que más me gusta es lo de oro, incienso y birria.
    ––¡Mirra! Brutus, no birria.
    ––Hablando de birrias, ¿sabías que en el antiguo Egipto entre las justificaciones válidas para faltar al trabajo, por ejemplo para laborar en la construcción de una pirámide, estaba la embriaguez.
    ––¿Cuáles otras causas justificadas de ausencia laboral había en el antiguo Egipto?
    ––Embalsamar a un familiar, haber sido picado por un escorpión, fabricar cerveza para una celebración y haber recibido una paliza de su mujer en una discusión conyugal.
    ––Tú, mi Brutus, te la pasarías sin ir a trabajar.
    ––¿Por qué compadre?
    ––Por las madrizas que te pone tu mujer.
    ––Yo creía que por querer embalsamar a mi suegra.
    ––Oye mi Brutus, al que deberíamos de admirar, no solo por sabio sino también por haber puesto en alto el vapuleado machismo es a Albert Einstein.
    ––No te creo.
    ––Pues créeme, mi Brutus. Einstein le puso a su mujer las siguientes condiciones para seguir juntos: dejar de hablarle si él así lo deseaba, abandonar su dormitorio o estudio inmediatamente y sin protestar, si el se lo pedía, tener bien claro que su mesa de trabajo era para su uso exclusivo, mantener su ropa en buen estado.
    ––Órale, esas se parecen a las condiciones que me puso mi mujer, entre las cuales están: callarme mientras ella me grita, abandonar de inmediato la sala cuando llegan sus amigas Las Urracas, hacer como que no me doy cuenta que roba dinero de mi cartera…
Mejor vamos a desearles salud y un excelente fin de semana.

columnasalvecesar@milenio.com