Garra de León

:Donde las cosas nada más no toman un rumbo claro es en el Revolucionario Institucional  de Guanajuato. Las líneas tan marcadas entre los diferentes grupos y liderazgos solo han perjudicado al partido el cual parece vive el peor momento. Incluso ni con la visita hace unas semanas de su dirigente Nacional Enrique Ochoa Reza las cosas mejoraron.

:Si bien muchos coinciden que Guanajuato no está dentro de la lista de prioridades en este momento del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, porque el próximo año hay elecciones en otras entidades, lo que sí está ocurriendo es que está en análisis para detectar todo lo que está ocurriendo al interior del partido. Trabajo que ya estaban haciendo hace unos meses y que ahora sí se busca concluir.

:Y un tema que podría agarrar fuerza en las próximas semanas que tendrá como objetivo que se vayan haciendo ajustes claros, es la designación del delegado del CEN para Guanajuato, posición que sigue vacante. Quien llegue tendrá que ser un liderazgo que haga mancuerna con el Comité Directivo Estatal y no sumarse a ningún proyecto individual con miras al 2018.

:Los priistas todavía no le perdonan al ex delegado del CEN, Marcelino Bernal, haberse amarrado al grupo de Gerardo Sánchez y olvidarse en su momento del resto del partido. Por cierto hoy Marcelino se ha convertido en uno de los principales operadores en el estado del Senador y hombre de confianza. Habrá que ver si logran los resultados que esperan en el próximo proceso electoral en Guanajuato.

:Hace unos meses hubo priistas que soltaron el rumor que el anterior delegado del CEN del PRI Antonio Lugo, salió por la puerta de atrás luego de los pésimos resultados obtenidos en las elecciones de junio y ante la renuncia de Manlio Fabio Beltrones a la presidencia del partido.

:Sin embargo también se corrió el rumor que la salida de Antonio Lugo se debió a otras cuestiones y principalmente por una guerra sucia que le jugaron al interior del partido, pese a ello su trabajo gustó y hay liderazgos que le reconocen lo que estaba haciendo en Guanajuato.

:Por lo pronto ya hay un rumor que se corre y es que el nombre de Antonio Lugo ya está puesto sobre la mesa del CEN y se analiza con lupa su regreso a Guanajuato para que continúe con el trabajo que ya realizaba. En los casi ocho meses que duró su trabajo en el Estado, aseguran no tuvo inclinación por ningún grupo al interior del partido.

:El mismo trato le dio a Bárbara Botello como Azul Etcheverry oYulma Rocha, tampoco tuvo favoritismo por Miguel Ángel Chico, Santiago García, Santiago Sánchez o Francisco Arroyo. El trato fue parejo incluso también con el delegado de Gobernación Javier Aguirre Vissuet.

:Los priistas saben que el tema del delegado del CEN en Guanajuato es importante y urge debido a los problemas internos que están muy lejos de resolverse y de continuar están muy lejos de ser competitivos en el 2018. Por lo que el problema se debe atender desde hoy y ya no dejar pasar más tiempo.

:Quien ya dejó muy claro en corto que también buscará la candidatura del PRI a la gubernatura es Javier AguirreVissuet. Eso sí dejó muy claro que no se distraerá de sus funciones y continuará trabajando para que los ciudadanos vean los resultados claros del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

:Javier Aguirre se suma a la lista de priistas y panistas que en lo corto reconocen sus aspiraciones y que buscaran jugarla en el 2018 una vez que lleguen los tiempos. Y de todos el que sigue llamando la atención y no por el trabajo sino por el gran séquito que trae tras de él, es Gerardo Sánchez entre bromas hay quienes dicen que ya trae más gente que el mismísimo gobernador Miguel Márquez.

:Eso sí, Javier Aguirre descartó que en este momento comience a sumar gente a su proyecto, ya que esperará los tiempos. Asegura que hoy lo conocen por su trayectoria al interior del partido y su trabajo, no solamente en Guanajuato sino el partido a nivel nacional y los liderazgos tomadores de decisiones.

:Lo que sí reconoce es que el partido necesitará de un candidato que le sume, competitivo y que garantice que en la pelea pueda ocasionarle ruido a los de enfrente tal y como ocurrió en las elecciones pasadas.  De lo contrario, un candidato con un perfil bajo podrá ocasionarle más problemas al partido que beeneficios.