Garra de León

:El Foro de Movilidad que se realizó ayer fue un caos. Se convirtió en el ring de los taxistas contra Uber, estuvo mal organizado, se volvió tedioso, primero faltaron asientos y después sobraron, y los menos interesados en el tema fueron precisamente los diputados.

:La diputada Lety Villegas llegó tarde. La presidenta del Congreso, la priista Lupita Velázquez ni siquiera se quedó a que terminara y abandonó el foro. La diputada Libia Denisse se la vivió tuiteando fotos donde claro, tenía que aparecer en primer plano. Mientras que Juan Carlos Muñoz se la pasó regañando a los asistentes que lanzaban porras en contra o a favor.

:El Foro de Movilidad fue en realidad un mero compromiso mediático y no el cumplimiento a lo que en realidad los diputados tienen que hacer. Organizaron el Congreso ‘para escuchar a los ciudadanos y tomar en cuenta sus propuestas’, cuando en realidad era lo primero que tenían que hacer. Hacer un censo, encuestas, pedir opiniones y entonces plantear una propuesta de ley. Pero no, aquí todo se hizo al revés.

:En el Congreso del Estado solo cumplieron con tratar de demostrar que organizaban un foro porque sí toman en cuenta las opiniones de los ciudadanos y sobre todo, de los usuarios de taxis. La presión mediática por la persecución a Uber los llevó a ceder por compromiso y no por ganas.

 :Había 200 sillas para los asistentes y tuvieron que meter otras 200. Al final, apenas poco más de 100 estaban llenas. El foro se volvió tedioso. Tanto, que ni siquiera a los que les debería de importar se quedaron, la diputada Lupita Velázquez lo abandonó mientras los ciudadanos, taxistas y usuarios se quedaron hablando.

:Dieron tortas, café y agua. La mayoría de los asistentes eran taxistas de la asociación Azul y Oro quienes lanzaban porras y chiflaban, y que se convirtieron en el dolor de cabeza del diputado Juan Carlos Muñoz que aunque tenía ganas de salir corriendo, la encomienda era aguantar. También estuvieron representantes de Flecha Amarilla y Centro Garita.

:Fueron 30 expositores. Cada uno tenía ocho minutos. El representante de Uber, Luis de Uriarte reprochó los requisitos excesivos para los choferes de servicios ejecutivos como el que sean por lo menos bilingües, mientras que los taxistas comenzaron a silbar para que se bajara del estrado.

:Los que apoyaban a los taxistas y los que apoyaban a Uber parecían posturas reales. El que para muchos fue evidente que estaba sembrado, fue el testimonio de un supuesto ex chofer de Uber que dijo que el servicio era malo, abusivo, que no tenían seguridad, que no les daban garantías y que no habría por qué abrirles las puertas. ¡Vaya, pero qué casualidad! Y resulta extraño porque la gente del Gobierno del Estado se acercaba y decían ‘pongan atención a este, es el bueno’. ¿Quién lo envió? ¿Tuvieron resultados?

:Pero en realidad, el que despertó a los asistentes fue el ex síndico Eugenio Martínez que volvió a los escenarios para plantear sus inconformidades ahora como transportista. Y muy a su estilo, se lanzó contra el diputado panista Juan Carlos Muñoz. El primer golpe que le lanzó, fue por la aparente incongruencia de pedir que los familiares de los funcionarios públicos no puedan intervenir en las concesiones de transporte, cuando Castores, la empresa de su familia y de la que hasta hace poco era accionista, es un claro ejemplo de esto.

:“Hablan de las prohibiciones, y sí, los políticos y los funcionarios públicos hay muy mala fama, pero les prohíben por ley tener injerencia en esto. Imagínese diputado Muñoz que esto fuera legislación federal ¿Qué pasaría con todas las empresas de paquetería y de carga que existen?”, dijo Martínez y se ganó los aplausos de algunos asistentes.

:El verdeecologista continuó con voz agitada, como si estuviera nervioso. Y remató al panista recordándole que su papá luchó a nivel federal contra los monopolios, y la ley que en su mayoría él armó, no prevé este factor. “Hoy tiene la oportunidad de seguir ese legado, de dejar una ley en este Estado que permita la competitividad y no genere monopolios”.

:El que también prometió acudir y que se hubiera sumado a la polémica que generó el exsíndico leonés, es el ahora síndico, Carlos Medina Plascencia, quien al final brilló por su ausencia. Hace una semana anduvo organizando con los integrantes del Ayuntamiento acudir y plantear sus propuestas por la vía formal tal y como se lo mandó decir el diputado Éctor Jaime Ramírez Barba, pero al final no acudió. ¿Cuál habrá sido la razón?

:Total que al final el foro terminó con una fotografía oficial, aplausos, inconformidades y malas miradas de todos contra todos. La pregunta es ¿Usted cree que los diputados tomarán en cuenta lo que ahí se dijo? ¿Cómo harán para equilibrar las exigencias de los taxistas guanajuatenses contra las de nuevas empresas como Uber? ¿Mantendrán una ley que prácticamente prohíbe la competencia y chiquea el mal servicio que actualmente se ofrece? Los diputados dijeron que seguirán las mesas de trabajo, que claro, son privadas y nadie sabe qué es lo que supuestamente ahí se trabaja.