Garra de León

: Por primera vez, las autoridades de la administración municipal se reunieron con el gerente del fraccionamiento El Molino, Alejandro Arámbula para hablar sobre la deuda de más de 200 millones de pesos que el fraccionamiento debe al Municipio.

: El detalle está en que evidentemente las versiones son distintas y las cifras que cada parte tiene nada más no cuadran. Pues mientras el Municipio asegura que la deuda es de más de 200 millones de pesos, los desarrolladores reclaman una deuda tres veces menor.

: La reunión estaba programada el martes de la semana pasada pero al final se pospuso porque Alejandro Arámbula solicitó cambio de fecha pues tenía que viajar a Guadalajara. El gerente del fraccionamiento fue a reunirse con los Leaño, una familia millonaria de Guadalajara y que pretendían el año pasado comprar el equipo de futbol de Las Chivas, y que además, son los dueños del fraccionamiento El Molino. La idea de la reunión era que sus jefes le indicaran cuál era su postura ante las negociaciones con las autoridades municipales.

: Tal parece que los desarrolladores están dispuestos a pagar pero las cifras que ellos tienen, no las del Municipio. Al final del día se tendrá que descubrir quiénes son los que han estado mintiendo. Si en la administración municipal le están poniendo de más a lo que aseguran que deben los empresarios o El Molino que de plano busca alternativas por todos lados para alargar el cumplimiento de sus obligaciones.

: Por lo pronto el Secretario del Ayuntamiento, Luis Fernando Gómez Velázquez salió a defender al fraccionamiento pues aseguró que tienen toda la disposición de pagar y en ningún momento han pedio que se les perdone deuda alguna. Incluso, el Secretario se puso del lado del desarrollador y dejó claro que el fraccionamiento ya no tiene la obligación de hacer los carriles centrales del distribuidor vial Benito Juárez, que bien es cierto, nada tiene que ver el nuevo proyecto que se está realizando con el que se tenían planeado cuando el fraccionamiento firmó sus obligaciones.

: Lo que es un hecho y que no se puede negar, es que a El Molino se le han perdonado deudas conforme pasan las administraciones. Claro ejemplo fue el gobierno de Ricardo Sheffield, en el que pudieron pedir, quitar y hacer ajustes en las obligaciones conforme sus conveniencias mientras el panista les ayudaba.

: Aunque claro está que Ricardo Sheffield tampoco lo hizo solo ni tomó las decisiones porque él solo quiso, al final de cuentas había un Ayuntamiento de distintas bancadas que respaldaron estas decisiones y que levantaron la mano a favor de estas modificaciones o condonaciones. Ejemplo claro, es el verde ecologista Daniel Olaf Gómez quien era regidor y que ahora, es su partido el que más reclama que se le obligue al fraccionamiento que cumpla lo que debe y reprochan los cambios que hizo la pasada administración apenas unos días antes de salir, cuando tuvieron a un regidor del Partido Verde que también respaldó estas decisiones y que es imposible decir que alguien lo obligó o lo engañó.

: Por lo pronto todo parece indicar que hoy el pacto que se tenía para aprobar el monto de las obligaciones del fraccionamiento El Molino tendrá que esperar. Pues luego de la reunión que se tuvo ayer con el gerente del fraccionamiento, al menos por cortesía se tienen que respetar los acuerdos y reunirse para determinar los montos que les cuadren a ambas partes.

: Por cierto, en la reunión de capacitación de presidentes municipales electos que ofreció el Gobierno del Estado este martes, quien brilló por su ausencia el panista Héctor López Santillana, alcalde electo de León. El panista está de vacaciones.

: Así que al final aunque el gobernador Miguel Márquez hizo un llamado a que los alcaldes electos no faltaran, a que se sumaran a esta capacitación que dijo era indispensable para su preparación y para que hicieran un buen papel por los ciudadanos y no por sus partidos políticos, su candidato estrella, Héctor López Santillana fue el primero en desobedecer.

: Desobedeció al igual que varios alcaldes priistas que no hicieron caso al llamado del senador del PRI, Gerardo Sánchez que los exhortó a no acudir a la capacitación. Entonces ¿Héctor López Santillana sí le hizo caso a Gerardo Sánchez?