Garra de León

: Ciudadanos Hartos y el cuento de nunca acabar. Resulta que ahora convocaron a la primera ‘gran’ manifestación del 2015. El objetivo, de acuerdo a lo que se leía en la convocatoria, era para crear los comités ciudadanos en defensa del consumidor, de la economía, del transporte, del medio ambiente, de la salud, de la seguridad pública ‘y los que sean necesarios’. Sonaba interesante, solo que nadie los siguió.

: Cinco hombres y una niña conformaban el grupo, la manifestación. Se acompañaban de pancartas que colocaron en el piso y lanzaron los típicos mensajes que han lanzado durante los dos años de esta administración.

: Los mensajes ofensivos de siempre y poco democráticos. Que nada tienen que ver con un luchador, con un buscador de la justicia y la paz. Con un grupo que quiere cambiar el país, la ciudad. Que quieren que seamos una mejor sociedad. Y es que las personas que iban pasando por la Plaza Principal se acercaban por curiosidad. “Son los mismos de siempre”, decían unos.

: Y es que imagínese usted a las decenas de niños que estaba en la Plaza Principal ayer y que escuchaba a un grupo de señores hablando palabras altisonantes con un megáfono. Gritando. Señalando.

: “Cambiemos diputados y pañales los 2 son caca”, se leía en una de las pancartas que ellos mismos leyeron. “Tienen que adoptar todos los mexicanos un perro diputado, una perra diputada y traerlos cortitos”, decían durante su discurso.

: ¿Esos son los que quieren cambiar la ciudad? ¿Esos son los que aconsejan a los ciudadanos a señalar? ¿De esa forma pregonan buscar la democracia? Los Ciudadanos Hartos a muchos ya los tienen hartos. Tienen intereses y muchos. Pero no los dicen, los ocultan, los disfrazan.

: Incluso, ayer hablaban sobre este año electoral. Será difícil y hay que cuidarse de lo que los políticos vienen a prometer. En eso tienen razón. Pero recuerde que Ciudadanos Hartos impulsó por mucho tiempo las candidaturas independientes y hasta participaron en varias asambleas con asociaciones civiles para elegir quién los representaría en las próximas elecciones candidatos.

: Ganó Michel Vladimir Santos, un joven al que primero apoyaron y ahora califican de soberbio, inexperto y frívolo. En su momento Michel comentó a MILENIO que Ciudadanos Hartos decidió abandonar la lucha porque querían manejar la situación, ser ellos quienes tomaran las decisiones con base en los intereses que los líderes tienen y las cuentas que quieren saldar con ciertos políticos. Ayer, dijeron que Michel fue soberbio y por eso le retiraron el apoyo. Porque le estaba ganando la ambición y llegaría a un cargo sin la convicción de servir a la gente.

: ¿Usted le cree al grupo de Ciudadanos Hartos? ¿Los considera legítimos? ¿Los ve como un ejemplo de lucha? ¿Como el modelo a seguir? ¿Votaría por alguno de ellos para un cargo público? ¿Realmente cree que no hay intereses políticos, personales y económicos de fondo? Juzgue usted mismo.