Garra de León

: La guerra de dimes y diretes en el pleno del Ayuntamiento ahora sí estuvo con todo. Y es que resultó el colmo, que después de que la regidora Martha Hernández acudió a la comisión de Hacienda para que se le explicaran los ajustes presupuestales, estuvo durante dos horas preguntando y repreguntando, solicitó documentos, información y que las tablas comparativas se le hicieran como ella pidió, ayer votaran de último momento en contra cuando ese día se manifestaron a favor y hasta un beso le mandó al síndico Eugenio Martínez.

: Entonces la pelea comenzó. La regidora justificó que el voto en contra se debía a que la información se les mandó tarde pero el síndico le reviró recordándole las dos horas que los tuvo el día anterior explicándole. Y de ahí comenzaron a lanzarse señalamientos. Que si no les fue suficiente la explicación, que si la administración es deficiente, que si se les olvida a los panistas todos los errores que cometieron, que si no se toma en cuenta a los regidores del PAN, que si todo es político.

: Lo que es un hecho es que al final los regidores panistas se quedaron sin argumentos válidos para su votación en contra. La regidora Alejandra López agregó que si cambiaron de opinión es porque una cabeza piensa más que dos y ya cuando Martha Hernández y Alejandro Arena les explicaron la información, no les convenció. Así que el síndico volvió a replicar que para la otra, vayan todos a la comisión y se les explica parejo.

: Y es que esta situación ya resulta cansada. Pareciera que como bien se dijo en el debate, las sesiones de Ayuntamiento son la oportunidad perfecta para descalificar, tratar de exhibir y desahogar todos los traumas políticos que se tienen. En realidad los panistas esta vez perdieron el juego, no tuvieron justificaciones válidas ni mucho menos congruentes.

: Por cierto, antes de que comenzara la sesión de Ayuntamiento con casi una hora y media de retraso, la alcaldesa Bárbara Botello se encerró en su despacho con la bancada PRI-Verde, mientras los panistas esperaban a que la sesión comenzara. Parece que los temas fueron muchos pero todos salieron calladitos, unos con cara de enojados, otros de regañados y otros de estresados. El ambiente estaba tenso, se sentía y se notaba.

: Y la gota que derramó el vaso en la sesión de los colmos, fue también de los panistas. Resulta que el regidor del Panal, al que solo se le ve pedir la palabra cuando se trata de hacer un comentario para quedar bien con la administración, ahora dio argumentos para pedir que no se prohibieran las escuelas en el centro. Eso sí, su propuesta no fue tomada en serio por nadie y cuando se sometió a votación nadie lo apoyó y mejor se carcajearon todos.

: Así que los panistas rapidito reviraron y se pusieron de acuerdo para apoyar al regidor José Luis Zúñiga al que apenas hace unas semanas tachaban de traidor por haberse cambiado de bancada luego de que fueron los del PAN los que le regalaron la regiduría. Parece que cuando se trata de juegos políticos, el orgullo se olvida y el interés se contrapone.

: Lo que también resultó por demás increíble, fueron las justificaciones que ayer se desvivieron por dar sobre el incremento en el costo del paradero Polifórum. Ahora resulta que el paradero era de dos etapas ¿Y eso cuándo lo avisaron?

: Para empezar el director de Obra Pública se puso solito la soga al cuello. Pues salió a decir que para no complicarse, decidieron meter la segunda etapa como fuera de catálogo para no tener que licitar. ¿Y eso quién lo autorizo? En realidad no supieron cómo justificar este error y nadie les compra el cuento de que eran dos etapas. Y mucho menos, que por eficientes decidieron mejor hacer una ampliación de metas para no licitar. Ya pasaron dos años y nadie le pone un estate quieto a la dirección de Obra Pública. Error tras error y nadie hace nada.

• • •

Si él lo dice

“Creo que nos han demostrado que hay más violencia en un estadio de futbol que en una plaza de toros. Yo la verdad prefiero que mi hijo grite un `ole´ al grito que se les da a los porteros (ehhhhh… p…)”.

Domingo Sánchez, matador de toros.

• • •