Garra de León

: Hoy vence el plazo para que el alcalde de Silao, Felipe Benjamín Solís Arzola, acepte la recomendación de la Procuraduría Estatal de los Derechos Humanos. Hoy el Alcalde de Silao tiene que mostrarnos que es respetuoso de las instituciones y que es un político serio y comprometido. Hoy es su oportunidad de limpiar su nombre después de los problemas de las últimas semanas.

: Benjamín Solís Arzola ha cometido varios errores en el manejo de este caso. Primero no quería reconocer la agresión a la reportera Karla Silva y después se negó a declarar ante la Procuraduría de Justicia. Ahora tiene que demostrar que tiene compromiso con los derechos humanos, luego de la petición del Ombudsman Gustavo Rodríguez Junquera, quien le recomendó pedir una disculpa pública y reparar el daño.

: Resulta que si la alcaldesa Bárbara Botello no acudió a los eventos del Gobernador Miguel Márquez, el miércoles, es porque le avisaron de último momento. Parece que el Gobernador quiso aplicar la que le hace a él la Presidenta y la invitó con ganas de no invitarla. El punto es que Bárbara Botello no se podía quedar con la espinita y soltó lo que traía atorado.

: Por cierto, ayer lo que resultó por demás incómodo, fue un grupo de más de 30 personas aparentemente del Mercado Aldama que se plantaron en plena sesión e Ayuntamiento con pancartas de apoyo para la Presidenta Municipal. Decían que le agradecían su apoyo y que no había otra como ella. Que los había ayudado mucho.

: Incluso salieron en defensa de Bárbara Botello después de la declaración que hizo sobre que los ataques que ha recibido son por misoginia y por el simple hecho de ser mujer. Varios hombres y mujeres portaron pancartas con mensajes de apoyo. Además de que le mostraron su apoyo y le pidieron que no se dejara doblegar.

: “El machismo no acepta el éxito de una mujer” y “El mediocre se siente agredido cuando una mujer los supera”, fueron las frases que lucieron en sus cartulinas anaranjadas. Y al término de la sesión pidieron la foto del recuerdo.

: Eso sí, la oposición no se pudo quedar con las ganas y manifestaron que evidentemente, se trata de un grupo de acarreados. Y es que resultó muy extraño que de plano, como nunca, personal de la administración municipal colocó una silla para cada uno de los porristas, lo que nunca se ve cuando hay invitados o personas que llegan a una sesión de Ayuntamiento. Tal parecía que tenían hasta el número exacto de sillas por acomodar.