Garra de León

: Ese discurso de que los casos de inseguridad en la ciudad son ‘atípicos’ ya no es creíble. Y es que los robos se presentan en todos lados, lugares y personas. Y es que si usted creía que los funcionarios públicos o los hijos de los gobernantes se salvan, todo este tiempo ha estado equivocado. O al menos en estos tiempos, la situación ya no es así.

: Resulta que hace unas semanas, a la hija de la alcaldesa Bárbara Botello se le perdió su celular después de acudir a una fiesta. Intentó localizarlo por GPS pero estaba apagado. Una semana después, el supuesto ladrón encendió el iPhone y resultó que quien lo tenía era ni más ni menos que el propio escolta de la Presidenta Municipal.

: Adicional a esto, también un funcionario municipal de la dirección de Función Edilicia envió un correo electrónico a los integrantes de las bancadas PRI-Verde del pleno del Ayuntamiento, en el que exhibió que ‘alguien’ de sus propios compañeros de esta dirección, otro funcionario público, le había robado 23 mil 500 pesos que tenía en el cajón de su oficina.

: Y hasta puso su número de cuenta para que quien sea que haya sido el atrevido, le regrese el dinero de manera anónima y él no intervendría legalmente. A algunos les pareció fuera de lugar el correo, pues hay instancias para denunciar que te robaron y más esa cantidad. Que de hecho, todos comparten la duda de cómo alguien puede guardar una cantidad así en un cajón de una oficina pública, y más, con la llave pegada en el cajón.

: Pero eso no es todo. Pues en Presidencia Municipal mucho se dice que este no es el primer caso de robo. Desde los trabajadores hasta los funcionarios de primer nivel, aseguran que ha habido más de un caso de robo en las oficinas municipales y nadie hace nada. Sobre todo dinero, carteras y computadoras portátiles, es lo que más se han robado en los últimos meses.

: El problema, es que la vigilancia que se tiene en Presidencia Municipal tampoco es ejemplar. Todo el mundo entra y sale con todo el derecho de estar en un lugar público y los guardias no pueden impedirle el paso a nadie. La vigilancia también debe reforzarse y los policías estar atentos, pues si estos robos suceden en el lugar en donde permanecen las autoridades municipales, qué pueden esperar los ciudadanos que andan solos por la calle.

: Lo verdaderamente grave es que todos los políticos se cuelgan de este tema. Todos salen con la frase trillada de ‘No hay que politizar el tema de la inseguridad’, y la de ‘la seguridad no tiene colores’. Pero más tardan en decirlo que en morderse la lengua. Los panistas dicen ‘la seguridad no tiene colores’, pero minutos después agregan que Bárbara Botello y el regreso del PRI es el problema de que hayan aumentado los delitos en León. Mientras que los priistas salen a reclamar que ‘el Gobierno del Estado está politizando el tema de la seguridad’, pero al mismo tiempo reclaman que la inseguridad es consecuencia de 20 años de gobiernos panistas. Doble discurso por doquier.

: Y es que es predecible que en las campañas electorales del 2015, todos los partidos políticos usarán el tema de la seguridad. Y todos le achacarán al otro la culpa. Ayer los regidores priistas fueron muy atinados al decir que el Proyecto Escudo quiere ser visto como el Superman de la seguridad, pero casualmente solo resuelve crímenes mediáticos.