Garra de León

Después de dos meses, al fin la Plaza Principal vuelve a lucir despejada y sin plantón. Ya no habrá más cartulinas ni lonas, no más recolectores solicitándole una firma, no más bloqueos ni manifestaciones. Ya no llegará tarde a su trabajo porque los ex recolectores de la basura bloquearon la vialidad en el Adolfo López Mateos. Parece que este capítulo se cerró.

 

Después de tantas negociaciones, señalamientos y confrontaciones, el Gobierno Municipal y los ex recolectores de basura llegaron a un acuerdo en el que parece que ambas partes salen ganando.

 

Un total de 655 mil 200 pesos recibirán al mes los ex recolectores de basura inconformes, al controlar 8 rutas de recolección de basura rural. El Gobierno Municipal les pagará 81 mil 900 pesos con IVA incluido al mes por cada ruta.

 

Recordemos que el Municipio les ofrecía 500 empleos, cinco rutas de recolección de basura rural y el manejo de tres centros de acopio. Sin embargo, después de la última negociación de más de seis horas que se llevó a cabo hace casi un mes, la administración municipal decidió no buscar más a los ex recolectores para un acuerdo. Incluso, el secretario del Ayuntamiento, Martín Ortiz, se retiró de las negociaciones y encomendó al director de Gobierno, Denny Méndez para que si volvían a interesarse en concretar un acuerdo, fuera él quien los atendiera.

 

Así que finalmente el sábado se llegó el día. Parece que a los ex recolectores de basura les llegó la resignación. Una vez que vieron que el 1 de septiembre el nuevo sistema de recolección de basura arrancó y que la contraloría determinó que la licitación no se puede venir abajo, no les quedó de otra más que terminar por firmar un acuerdo.

 

Y el sábado, los ex concesionarios del sistema de recolección de basura se presentaron a las 8:00 de la mañana en las instalaciones del Sistema Integral de Aseo Público y presentaron una nueva propuesta. Llegaron pidiendo que les entregaran 10 rutas de recolección de basura rural, era todo lo que pedían.

 

El manejo de los centros de acopio y los 500 empleos ni siquiera se mencionaron, era lo que menos les importaba. Tal vez nunca les importó pues parece que no les convenía. El sueldo que les ofrecen las actuales empresas no se comparaba con el que ellos recibían, que incluso se duplicaba si sumaban lo que ganaba en la pepena. Y el centro de acopio, requeriría de una importante inversión que por el momento no estaban dispuestos a hacer. Así que esas ideas mejor las dejaron por la paz.

 

Sin embargo, el Gobierno Municipal no aceptó. Las nuevas empresas ya controlaban algunas rutas de recolección rural y les era imposible darles 10 rutas. Así que ofrecieron las mismas cinco que desde un principio estaban en la propuesta. Así que en un ‘ni tú ni yo’, terminaron por cerrar el trato en ocho rutas. Con las anteriores rutas de recolección, los ex concesionarios recibían 64 mil 688 mensuales, lo que implica un aumento de más de 17 mil pesos con estos nuevos contratos.

 

La pregunta es si estas ocho rutas alcanzan para darle un empleo a los 500 trabajadores que ellos aseguraban que formaban parte del anterior sistema y que se quedaron sin empleos. O si quedará demostrado que muchos de las decenas de manifestantes, no eran precisamente ex trabajadores del sistema de recolección.