Garra de León

: ¿Qué quieren los ex recolectores? Es la primera duda que surge ante los bloqueos, las manifestaciones, los insultos y los daños que ha generado este grupo.

: ¿De verdad quieren trabajo? Si los ex recolectores buscaran únicamente empleos el problema ya habría terminado. El Gobierno Municipal les ha ofrecido 600 empleos directos con prestaciones, seguro y derechos laborales que nunca han tenido, o que al menos sus antiguos líderes no les ofrecerían. Entonces, es evidente que no luchan por empleo.

: ¿Es justa su lucha? Ayer los medios de comunicación y los ciudadanos que se vieron afectados nuevamente por el bloqueo se manifestaron en contra de estas acciones. Se preguntaban qué culpa tienen los demás de la lucha de los ex recolectores. Cuando se realizó el proceso de licitación, frente a las cámaras, Víctor Castillo Zacarías, uno de los líderes, sostuvo que estaban conscientes de las reglas y que competirían como una empresa más. Y que si perdían, aceptarían la derrota.

: Sin embargo en los hechos fue todo lo contrario, a pesar de que perdieron como otras 10 empresas más, están exigiendo que se les dé algo como si hubieran sido los ganadores. A toda costa quieren no perder.

: El verdadero problema en todo esto no es si los líderes de los ex trabajadores de limpia exigen o no, si se manifiestan o no, si reclaman el control de rutas o no y mucho menos, si tienen trabajo o no. Ellos están viendo por sus intereses particulares, mientras que los verdaderos trabajadores, los que recogían las bolsas de desechos de las calles, los que viajaban entre la basura en los camiones recolectores, ésos son los verdaderamente afectados. Sus líderes no les permiten buscar un mejor empleo ni tampoco ven sus intereses, a los líderes solo les importa no perder.

: Una lucha deja de ser justa cuando se afectan a personas que nada tienen que ver con el conflicto. Cuando dicen luchar por justicia y recurren a actos desleales.

: ¿Quiénes los manejan? La pregunta clave es quién está detrás de los ex recolectores. Si se demuestra que los panistas han estado manipulando estas manifestaciones y apoyando a estos grupos en sus manifestaciones, tal vez no les convendría. Porque de tal manera, podría deducirse que a los panistas les da lo mismo si los ciudadanos pueden transitar con facilidad en la ciudad o no, si llegan a tiempo a sus trabajo o no, si los niños pueden llegar a sus escuelas o la infinidad de complicaciones a las que se enfrentan los ciudadanos afectados por estos bloqueos.

: ¿Qué les ofrecen los líderes? Qué promesas les han puesto sobre la mesa para que no acepten un mejor empleo y se mantengan en una lucha que probablemente fracase. O que ya fracasó, al menos ante la imagen que pretendían dar a la sociedad y que ante sus bloqueos, se ha tornado negativa. No se sabe esto cuándo vaya a parar, pues parece que ni los mismos líderes saben en realidad lo que quieren o por qué están luchando. Ni siquiera está claro si la lucha es suya o de alguien más, si exigen por sus intereses o solo están como carne de cañón.