Garra de León

: El Partido Acción Nacional ya trae su estrategia para la Alcaldía de León, con varios aspirantes en la escena. Alfredo Ling Altamirano trae como apuesta el dejar correr a los cinco o seis aspirantes para ver quién es el que crece en las preferencias electorales.

: Lo más complicado en el PAN será el ponerse de acuerdo entre los dos principales grupos: el de Miguel Ángel Salim y el de Mayra Enríquez (La Loma). La intención del PAN es sacar a un candidato de unidad, pero no será sencillo que cedan los integrantes de un grupo o del otro.

: Al contrario, los dos grupos del PAN se están peleando en las últimas semanas en lugar de arreglar sus diferencias. Según parece, los dos bandos quieren pelear otra vez la candidatura por la Alcaldía de León, con todos los riesgos que eso implica. Hay quienes creen que el pleito entre estos dos grupos fue la causa de la derrota en León en el 2012.

: Una opción para escoger al candidato del PAN, podría ser mediante una elección abierta a la ciudadanía. Claro que el PAN tendría que llevar a las urnas a dos o tres aspirantes del mismo nivel, con amplias posibilidades de ganar. El riesgo sería que el PRI enviara a priistas a votar en la elección del PAN, con la idea de escoger al más débil.

: Dicen que ya hay diferencias entre Miguel Ángel Chico, Gerardo Sánchez y Bárbara Botello por el control del dirigente estatal del tricolor, Santiago García López.

Y es que tanto Bárbara Botello como Miguel Ángel Chico, quieren tomar decisiones en la dirigencia estatal, y Santiago García escucha más a Gerardo Sánchez. El líder del PRI quiere quedar bien con su jefe de la CNC.

: Aunque el senador Gerardo Sánchez tiene los días contados en la Confederación Nacional Campesina. Él tiene que convocar a una asamblea para agosto, y es probable que el PRI Nacional tenga a un candidato de un grupo distinto. Así que Gerardo Sánchez se quedará solo en el Senado, y con la influencia que pueda tener en el dirigente estatal.

: Mientras tanto, José Huerta, es el que está haciendo el trabajo del PRI en los municipios y con los sectores del partido, pero tampoco es suficiente.

: Santiago García ha dejado muestras de que no es un buen operador político. Tiene problemas para comunicarse con sus compañeros de partido y se pierde en el día a día.