Garra de León

:Todo mundo daba por muerto a Roberto Zermeño y de pronto apareció otra vez el ingeniero con un resolución en el brazo. Un juez determinó que él es el dueño del estadio León.

:De ese litigio ya nadie se acordaba, pero ahí está el documento. De tal forma que Roberto Zermeño regresa a la escena, justo ahora que el León el bicampeón del futbol mexicano. Y conociendo a Zermeño buscará sacarle provecho al juicio.

:La resolución está algo rara. No es posible que un juez tome esa decisión cuando todo mundo sabe que el estadio León no tiene dueño. El estadio fue construido con recursos del Gobierno del Estado, en un terreo del Gobierno del Estado, y el estadio es del pueblo.

:Claro que Roberto Zermeño hizo trampa allá en los años noventa y modificó los documentos para hacer posible que el estadio y los terrenos se escrituraran. A raíz de esas trampas, el terreno de 10 mil metros que ahora es un hotel, pasó a manos de particulares. Entre Zermeño y Ahumada, se quedaron con el terreno del hotel Stadium y lo vendieron. A final de cuentas, ese terreno que era del pueblo terminó siendo una propiedad privada.

:Y ahora quieren hacer lo mismo con el estadio. Roberto Zermeño trae la estrategia jurídica y ya dio un primer paso. Si la resolución se confirma, Zermeño sería el dueño absoluto. Es increíble.

:Por supuesto que el Municipio de León presentará un amparo para tratar de tumbar la resolución. Y ahora sí necesita un abogado competente que tumbe esa resolución. Y también hay que revisar la actuación del juez porque es bien sabido que el estadio es de los ciudadanos de León y no de una persona en particular. Esta resolución evidencia las fallas y las cosas extrañas que pasan en los tribunales.