Garra de León

: Rito Padilla, el juez del Registro Civil que celebró la primera boda civil homosexual en el Estado de Guanajuato, no se veía muy contento. Rito Padilla, originario de San Juan de los Lagos, está medio identificado con la Organización Nacional de El Yunque, el grupo secreto de ultraderecha que se ha opuesto a todos los cambios progresistas de la sociedad.

: Pero la primera boda, era inevitable. El mismo Rito Padilla dijo que un juez lo ordenó y que debían acatar la decisión, aún cuando en Guanajuato la ley no permite los matrimonios entre personas del mismo sexo. Las bodas son un hecho en Guanajuato, una de las regiones más conservadoras del país, y nadie puede impedirlo.

: Hay que recordar que los diputados del PRI trataron de impulsar los matrimonios gay a través de la Ley de Sociedades de Convivencia, pero los panistas los frenaron. La realidad ya los rebasó. Los nuevos tiempos en México obligan a reconocer los matrimonios en todos los pueblos, municipios y estados, estén o no de acuerdo los más conservadores de la sociedad.

: Lo que llama la atención es que los grupos de ultraderecha, no salieron a la luz pública a expresar su inconformidad, como en años anteriores. En otras ocasiones, ya habría decenas de personas en las calles, expresando su posición en contra, pero ahora se quedaron callados. Los Yunques están muy tranquilos, aún cuando históricamente dieron una lucha en contra de los matrimonios y del aborto.

: Algo está ocurriendo en los grupos radicales de derecha. De hecho sorprendió que el secretario de Gobierno, Antonio Salvador García López, ni siquiera quiso impugnar la decisión del juez. Los gobernantes del PAN, más vinculados a los conservadores, aceptaron los matrimonios, sin hacer ningún comentario. El gobernador Miguel Márquez dijo que es un tema de legalidad y que se debe respetar.

: En otros tiempos, los panistas ya hubieran pegado el grito en el cielo. Da la impresión de que las declaraciones del Papa Francisco sobre la homosexualidad, los dejó desarmados. ¿Quién soy yo para juzgarlos?, dijo el Papa Francisco, al pedir a los homosexuales el vivir su catolicismo con dignidad.

: El mundo está cambiando y Guanajuato no se puede quedar atrás. Ya estamos cansados de ser la burla nacional por nuestra visión conservadora y retrógrada. Tiro por viaje, nos metemos en escándalos nacionales por la posición de los gobernantes sobre el aborto, sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo y por prohibir minifaldas o por la píldora del día siguiente. Somos los mochos de México y al menos ahora dimos una muestra de que estamos avanzando en términos del respeto a los derechos de las personas.

: Aún así, no se descarta una respuesta de El Yunque. Ese grupo secreto que ha sido muy golpeado en Guanajuato y que uno ya empieza a dudar si en realidad sigue articulado y operando, con todos los poderes fantásticos que les concedíamos. ¿En realidad funciona El Yunque? ¿Están divididos? ¿Hay varios yunques? Sea como sea, hoy les tocó perder. Y su absurda lucha contra los matrimonios y contra el aborto, cada vez tiene menos sentido en nuestra sociedad.

: Los yunquetos deben buscarse nuevos temas como bandera. A lo mejor deberían preocuparse por los verdaderos problemas de la sociedad, por la educación, por la pobreza, por la salud, por la pérdida de valores elementales como la justicia y la honestidad, que son con frecuencia los orígenes de la delincuencia y la violencia. Necesitamos esa fuerza de El Yunque y esa capacidad de trabajo y coordinación en temas fundamentales para nuestra sociedad. Nadie les pide que desaparezcan y se pierdan. Que simplemente dejen de pelear por los temas absurdos del siglo pasado y ahora sí hagan acciones en beneficio de la sociedad.