Garra de León

: El senador Juan Carlos Romero Hicks se salió del acuerdo. Los panistas hicieron el gran pacto, pero no contaron con que Romero Hicks quería ser consejero nacional.

: A final de cuentas, Romero Hicks hizo una declaración que sacude al partido. Es un tema que ya sabíamos, pero no es lo mismo que todo mundo lo sepa a que lo diga uno de los panistas que está adentro.

: De cualquier forma el PAN decidió darle votos a Romero Hicks y dejar fuera al ex alcalde de Irapuato, Jorge Estrada, un candidato de Juan Manuel Oliva. Sacrificaron a Jorge Estrada para tratar de callar a Romero Hicks, pero a final de cuentas, no se cayó.

: Claro que el senador lanzó la acusación, sin dar nombres de quién le pidió bajarse. Y una acusación sin nombres, es también protección. No es a final de cuentas una denuncia completa, sino que protege a los operadores. Es decir que el mismo Romero Hicks decide no romper con su partido ni con los liderazgos, mediante la acusación a medias.

: Ya veremos. El mismo senador Fernando Torres Graciano ayer dijo que Juan Carlos Romero fue beneficiado de los grupos patrimonialistas y nunca dijo nada. Eso es verdad. Basta recordar que Juan Carlos Romero fue impuesto por el grupo en el poder, aún cuando las bases pedían a Eliseo Martínez. De hecho el dedazo para Romero Hicks, provocó la salida de Eliseo de Acción Nacional.

: Así es la política. Cuando el dedazo te beneficia, nadie dice nada. Y cuando el dedazo te perjudica, entonces nos sale lo democrático.

: Es lo mismo que le pasa a Carlos Medina. Cuando El Yunque y el PAN, le dieron las candidaturas y la gubernatura, nunca dijo nada. Y su posición crítica surgió cuando ya no le dieron ninguna posición.

: Los verdaderos hombres demócratas se ven en los buenos momentos. Cuando están en la cúspide, y hacen los cambios necesarios para que no vuelvan a darse las viejas prácticas anti democráticas.

: El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, José Abugaber, dijo que él no pidió una caseta de policía afuera de su fábrica. Lo que es extraño es que Abugaber pidió la cabeza del general Pizarro por falta de seguridad, y ahora a cambio ya recibió una policía afuera de su empresa. La duda es si la caseta se la puso el General para que ya le bajara o el nuevo jefe Salazar Soni para que no diga nada. De cualquier forma, Abugaber tendría que pedir seguridad para todos los empresarios y no nada más para él.