Garra de León

:A pesar de todo, el año cierra con cierta estabilidad política en Guanajuato. Sí hay algunos conflictos entre grupos, pero nada relevante que ponga en riesgo la armonía en Guanajuato.


:La presidenta municipal de León, Bárbara Botello, y el gobernador, Miguel Márquez, tienen sus conflictos en varios temas, aunque a final de cuentas conviven y resuelven los problemas.


:En el PRI no se ponen de acuerdo con el nuevo dirigente, y hay cuatro o cinco grupos enfrentados con la intención de imponer al presidente estatal, pero mantienen la unidad en público, a pesar de los golpes bajos. No hay en el PRI una confrontación pública ni abierta.


:En el PAN hay diferencias entre grupos, sobre todo con miras a la elección del dirigente nacional (unos apoyan a Juan Manuel Oliva y otros a Luis Alberto Villarreal), pero no es nada que no se haya visto antes. Los panistas tienen claro que deben ser disciplinados ante cualquier circunstancia.


:Y en el Estado, los grupos más combativos están muy tranquilos. El Ucopi de Irapuato no trae un tema en la agenda que pueda ser preocupante. Los campesinos que hicieron las protestas hace unos meses, ya están muy tranquilos. Y otros grupos radicales, como el MIR, están en calma.


:Guanajuato cierra el año entonces en santa paz. No hay conflictos, no hay revueltas, ni problemas mayores. El gobernador Miguel Márquez y el secretario de Gobierno, Antonio Salvador García, han atendido los asuntos con rapidez.


:El Estado de por sí no es conflictivo, pero en este primer año de gobierno se han resuelto las diferencias en buenos términos. Y ya veremos cómo arranca el 2014.


:En el Gobierno Federal, en cambio, el cierre de año no será tan sencillo. Y es que hay que recordar que el 1 de enero es el 20 aniversario de la aparición del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y es obvio que algo puede ocurrir en esa fecha.


:No es cualquier aniversario. Se cumplen 20 años y algo puede ocurrir en Chiapas o en cualquier otro lugar del país. De tal forma que el procurador Jesús Murillo Karam, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, están en alerta, por si acaso.