Ningún servidor público, con un sueldo superior al del Gobernador

El gobierno de Jalisco anunció una iniciativa, donde se pretende regular que ningún servidor público perciba un sueldo superior al del Gobernador del Estado. Debe advertirse que Jalisco va muy atrás en su implementación por dos cuestiones. Primera: La fracción VI, del artículo 127 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (reformado el 24 de agosto del 2009), señala que las Legislaturas de los Estados y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal deberán homologar el criterio federal de que ningún servidor público recibirá una remuneración mayor a la del Presidente de la República [según corresponda al ámbito de su competencia, el monto máximo sería el del Gobernador del Estado o Jefe de Gobierno del DF].

Incluso, el Cuarto Transitorio de esta Reforma, señala que las entidades federativas deberán expedir o adecuar su legislación, de conformidad con los términos de esta disposición federal, dentro de un plazo de 180 días naturales siguientes a su entrada en vigor (que fue el 25 de agosto del 2009). Segunda. Porque a la fecha, son ya 17 las entidades federativas que han implementado la respectiva adecuación: en 2010, Guanajuato, Morelos, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz; en 2011, Aguascalientes, Campeche y Sinaloa; en 2013, Chihuahua, Durango y Quintana Roo; y en 2014, Baja California, Distrito Federal y Guerrero.

Lamentablemente, el pesimismo no se hizo esperar y el coordinador de la fracción parlamentaria de PMC señaló que “naturalmente si tienen derechos laborales adquiridos [los funcionarios que excedan el sueldo del Gobernador], y si alguien entra a un litigio por este tema sería muy difícil poderle ganar en términos jurídicos”. Sin embargo, el pesimismo “ciudadano” no resultó ser “optimismo bien informado”. Por supuesto, el principal “pero” de la reforma estriba en el hecho de que, constitucionalmente, la remuneración de los ministros, magistrados, consejeros y jueces es “irrenunciable” y no podrá ser “disminuida –ojo– durante su encargo”, que son por lo general los que tienen un sueldo superior al del Ejecutivo (local y federal). A nivel federal, la solución a este problema fue que las “remuneraciones nominales (sueldo)” superiores al del titular del Ejecutivo se mantendrían durante el tiempo de su encargo y las “remuneraciones adicionales a las nominales”, como gratificaciones, premios, recompensas, bonos, estímulos, comisiones, compensaciones, y cualquier remuneración en dinero o especie sólo se mantendrían en la medida de que no excedan el tope máximo establecido.

 

gabtorre@hotmail.com