Los secretarios de Peña y los de Aristóteles

Los cambios en las secretarías del Poder Ejecutivo Federal y del gobierno de Jalisco, llegan después de las elecciones intermedias. Podría decirse que el Gobernador sería el más obligado a dar fuertes “golpes de timón”, debido a los resultados obtenidos por los candidatos que él impulsó. Pero no ocurre así. Más que cambio, la señal es de continuidad. Mientras, en el caso del Presidente, en contra de los pronósticos más catastrofistas, su partido mantiene la mayoría en la Cámara de Diputados. Pero aún así, Peña Nieto hizo 10 cambios en vulgarmente conocido “gabinete legal y ampliado”, mientras que Aristóteles Sandoval sólo cuatro [Fiscalía General, Desarrollo Social, Trabajo y Movilidad].

Viene bien revisar los relevos en los equipos del presidente y del gobernador, respectivamente. En el primer caso destaca la inclusión de José Calzada Rovirosa, gobernador de Querétaro con licencia, que llega la Sagarpa. Sobre José Calzada destaca que de 2010 a 2014, Según Coneval, logró el primer lugar a nivel nacional en reducción de pobreza (11.9 por ciento) y tercero en reducción de pobreza extrema (44.6 por ciento). De 2009 a 2015 lideró los primeros lugares de crecimiento económico, con 6 por ciento anual en promedio; y fue el que más empleos generó en 2014 de manera proporcional a su población. Lo anterior es especialmente relevante puesto que Peña Nieto manda con ello la señal de alentar dentro de su equipo la eficiencia [Calzada, Ruiz Massieu y Meade], al profesionalismo político de su partido [cuatro Gobernadores: Chong, Coldwell, Calzada, Reyes Baeza], y muy importante, a personas ajenas a su partido (Meade y Rosario Robles). Incluso destaca la apuesta con personajes ajenos a la vida y trayectoria política del presidente, pues dentro de las secretarías sólo Videgaray, Nuño Mayer y Ruiz Esparza pueden considerarse del equipo cercano al Presidente. En Jalisco, en cambio, los secretarios más allegados a la trayectoria política del Gobernador son: López Lara, Eduardo Almaguer, Magdalena Ruiz, Servando Sepúlveda, Héctor Pizano, Miguel Castro y Francisco Ayón [todo parece indicar que Gudiño va a la SIOP, y sería uno más). Agréguese un coordinador de “gabinete”, que “prepara” las reuniones de todos... Una apuesta muy clara del Ejecutivo con sus amigos. Pero que acuda a sus allegados, no en todos los casos le resulta una mala apuesta. Por ejemplo, Francisco Ayón es el secretario mejor evaluado en términos de opiniones positivas y calificación aprobatoria a su gestión –por parte de la población– (Mural; 25/Ago/2015). Otro caso es el del fiscal Eduardo Almaguer, quien desde una secretaría gris, como la del Trabajo, le supo sacar el brillo suficiente para ser candidateado a varios cargos.

Hay que subrayar la amplia baraja de presidenciables que ya está manejando Peña Nieto rumbo al 2018. Destaca la apuesta por varios lejanos al equipo cercano del Presidente (Beltrones, Chong, Calzada ¿y por qué no? Massieu); e incluso que nos son del partido del presidente, como Meade, en Sedesol. Mientras, en Jalisco, hasta ahora no cuaja ningún posible candidato rumbo al 2018. Seguro que hay aspirantes, pero en este momento, aún, ninguno con el capital suficiente para competir con la propuesta que hace punta desde la oposición.  

 

gabtorre@hotmail.com