El robo millonario en Iprovipe, el Fobaproa de Jalisco

La Inmobiliaria y Promotora de Interés Público del Estado de Jalisco (Iprovipe) es una dependencia donde impunemente se efectuó un saqueo sin precedentes. Un atraco que continúa sin castigo gracias a los amparos de dudosa procedencia concedidos por jueces que flaco favor le hacen a la impartición de justicia.

Lamentablemente, debido a la falta de controles por parte del Congreso y a la discrecionalidad con que se dejó esto en manos del Ejecutivo, ambos –Ipejal e Iprovipe- han sido usados como la caja chica del gobernador y sus “operadores” para los peculados más impresionantes. Robos que son de más de seis ceros y que por increíblemente cínicos quedan impunes. De acuerdo con Mural (“Que nos revisen: Corey”; 17/Mar/2014) Francisco Cornejo, director de la empresa Corey Integra, responsable de desarrollar las Villas Panamericanas, señaló que recibió de la Inmobiliaria y Promotora de Vivienda de Interés Público del Estado (Iprovipe) un total de 690 millones de pesos, además de los 340 millones que recibió de Ipejal para la conformación del fideicomiso que construyó las Villas Panamericanas.

La aportación que realizó Iprovipe fue abiertamente ilegal, pero alentada por el gobernador que dispuso de Iprovipe e Ipejal como una bolsa de recursos para destinarse a su libre antojo a proyectos sin viabilidad y, como en el caso de las Villas Panamericanas o Chalacatepec, a desarrollos que violaban las disposiciones en materia de desarrollo urbano y ambiental.

El 13 de junio de 2012 Mural, en un artículo titulado “Viola la Ley Iprovipe”, documentó que “la inversión de Iprovipe para comprar departamentos en la Villa Panamericana fue utilizada de manera ilegal, pues al hacerlo se violaron los objetivos para los que se creó esa entidad. La Ley Orgánica del Iprovipe establece en su artículo 2 que sus objetivos son planear, promover y ejecutar desarrollos habitacionales tipo popular o de interés social. A su vez, la Ley de Vivienda del Estado de Jalisco define como vivienda popular aquella cuyo valor al término de su edificación no exceda la cantidad que resulte de multiplicar por 25 el salario mínimo general de un año, es decir, de 474 mil 043 pesos (según el salario mínimo del 2009, de 51.95 pesos), y la vivienda de interés social no debería exceder de 284 mil 426 pesos. Los departamentos en la Villa [panamericana], tienen un costo que va de los 1.2 a 3.6 millones de pesos.” Pero como en Jalisco no hay autoridad, procuraduría, fiscalía, contraloría o auditoría que castigue los atracos multimillonarios, la ordeña de dinero de los trabajadores efectuada a Iprovipe e Ipejal, continúa impune.

MILENIO JALISCO documentó también el desvío por 20 millones de pesos en Iprovipe destinados al programa para dotar de accesorios ecológicos a la vivienda (“Indagan a CAPECE, Seguro Popular, Iprovipe y… agente”; 22/01/2014). Un abierto peculado donde no se puede constatar la identidad y el número de los supuestos “beneficiados “en un programa de donde sustrajeron, al menos, ¡20 millones! Con la interesada mediación del operador político de Emilio González, que no ocupaba cartera oficial, el Iprovipe compró fraudulentamente varios terrenos a sobre precio que no sirven para la construcción de vivienda de interés social, sin estudio o dictamen alguno, con maromas a sobre precio de decenas de millones de pesos.

El 19 de abril de 2013, Mural documentó que Iprovipe adquirió dos terrenos ubicados en El Salto. Se erogaron 150 millones de pesos destinados al pago de “terrenos que se ubicaban en zonas hundidas y con lagunas” (MURAL: “Compró Iprovipe hasta pantanos”; 19/Abril/2013). Este diario reveló que según estudios del mismo Iprovipe, “para poder habilitar estos terrenos se tendría que invertir casi la misma cantidad de lo que costaron, es decir, 150 millones de pesos”. Un fraude monumental en compras multimillonarias que no se sustentan, ni se soportan en ninguna valoración de factibilidad.

Antes de desaparecer el Iprovipe, los legisladores deberían pugnar por esclarecer y castigar los cientos de millones que fueron sustraídos en compras a sobre precio y erogaciones para programas fantasma. De lo contrario, harán de este gran hoyo negro, el Fobaproa de Jalisco. 

http://twitter.com/gabriel_torrese