¿Qué esperan los regidores, el síndico y el presidente para denunciar el daño al patrimonio de Guadalajara?

El 10 de noviembre de 2008, el Ayuntamiento de Guadalajara firmó un “Convenio Marco de Asociación”, para el proyecto “Puerta Guadalajara”, mediante su apoderado legal Juan Luis Cano Forrat. El Convenio está certificado por el Notario Público Número 22 de Zapopan.

El Ayuntamiento de Guadalajara entregó a Puerta Guadalajara “la posesión material y jurídica del Predio” que es de 13.6 hectáreas en la Barranca de Huentitán (Cláusula Tercera, Inciso A, párrafo tercero). En contraprestación, Guadalajara recibiría 688 millones de pesos en obras, ojo, considerando que a la fecha de la transacción la paridad que tendría como referencia el peso mexicano frente al dólar (porque la obra se valoró en dólares) sería de 10.50 pesos (Cláusula Cuarta, Inciso C, numeral VI, segundo párrafo).

Este convenio estableció que Puerta Guadalajara podría “ceder los derechos y obligaciones que para el mismo se deriven del Convenio, así como los derechos fideicomisarios que para el mismo se derivan del Fideicomiso quedando facultado para aportarlos a otras personas morales en pago de capital social y prima por suscripción de acciones o partes sociales, limitado siempre a derechos y obligaciones vinculados a la construcción, comercialización, enajenación, venta y concesión de uso o goce de los INMUEBLES PRIVADOS”. (Cláusula Novena, párrafo quinto).

No obstante, la cesión de derechos quedó condicionada en el Convenio a la aprobación del Ayuntamiento. Cosa que no ocurrió jamás. Es decir, de acuerdo a lo estipulado en la Cláusula Décimo Octava, sobre los “derechos y obligaciones de Puerta Guadalajara”, se establece que “Puerta Guadalajara no podrá, sin el consentimiento expreso y por escrito del Ayuntamiento, transmitir las obligaciones que asume frente al Ayuntamiento de Guadalajara, en el Convenio”. Así pues, según lo publicado en la nota de Mural ‘Se disputan Puerta GDL’ (25/May/2012) en donde se documentó que “El pasado 22 de febrero (2012), ICD Sitra, Comercial Hotelera Mexicana de Occidente, Inmobiliaria Caribeña de Desarrollo, e Inmobiliaria Constructora y Desarrolladora se incorporaron como inversionistas a Puerta de Guadalajara y crearon la Sociedad Anónima Promotora de Inversiones Operadora Salamanca”, con lo que Puerta Guadalajara pasó a ser Iconia. Pues bien, esta operación es total y absolutamente ilegal, por que el pleno del Ayuntamiento jamás la autorizó.

A petición basada en la ley de transparencia, el Ayuntamiento de Guadalajara señaló que nunca había dado su anuencia o aprobación para la cesión formal de los derechos de posesión, como tampoco firma y autorización de los derechos sobre los predios a Operadora Salamanca. Es importante destacar que Mural, en su reseña señala únicamente la entrega y notificación del documento (en donde se señalan los nuevos inversionistas) al Ayuntamiento; y a lo dicho por el Ayuntamiento de Guadalajara como respuesta a la solicitud de información, indica que únicamente fue notificado de esta operación, después de haberse realizado la misma, y sin contar nunca con el consentimiento del municipio, como lo marca el convenio. Acción que nunca ha sido objetada por el gobierno municipal. 

Varias cláusulas más han sido violentadas en el convenio del fideicomiso para Puerta Guadalajara, ahora Iconia. En la cláusula décimo tercera, de las “penas convencionales por mora”, se obliga a Puerta Guadalajara pagar al Ayuntamiento de Guadalajara en caso de mora, en la entrega individual de cada una de las obras que se darían como contraprestación al municipio, la cantidad que resulte de aplicar el 0.5 por ciento del monto de inversión para la construcción de dicha obra. Se estableció que la pena se causará individualmente por el retraso máximo de hasta seis meses, en cada una de las obras (Cláusula Décimo Tercera).

Está en absoluta flagrancia el incumplimiento total de la construcción del Planetario “Severo Díaz Galindo” y el Hospital, que tendrían como fecha límite de entrega al municipio el 2010, según el decreto D 54/17/08, aprobado el 19 de junio de 2008. De igual manera, el incumplimiento evidente de la construcción del Palacio de Congresos, el Museo Panamericano, la urbanización total de 87 mil metros cuadrados, la primaria, la rehabilitación del Parque Huentitán y la reforestación del Zoológico, que tendrían como fecha límite de entrega el 2012, según el mismo decreto y no ocurrieron.

Desde el 1 de enero de 2014, el Ayuntamiento de Guadalajara debió ejecutar la prerrogativa dispuesta en la Cláusula Décimo Cuarta del Convenio Marco de Asociación, referente a la pena de 65.5 millones de dólares por el incumplimiento total en la construcción de las obras pactadas, ya que como a todos nos consta, en el proyecto de Puerta Guadalajara-Iconia no se cumplió con lo firmado ante notario, ni en tiempo ni en forma, y se vendieron derechos sin la expresa autorización del Ayuntamiento ¿Qué esperan los regidores, el síndico y el presidente para denunciar el daño al patrimonio de Guadalajara?

http://twitter.com/gabriel_torrese