Las redes, el más feroz adversario del poder constituido

Los movimientos de protesta al poder institucional se esparcen por los países: España, Grecia, Brasil, Túnez, Egipto, Libia y ahora México. Los ciudadanos están empoderados por la capacidad de socializar en tiempo real usando Internet. Mientras las instituciones de la democracia pierden credibilidad, la voz de la protesta crece. Buena parte de este fenómeno, que es más bien mundial –agudizado en algunos países como el nuestro-, se explica ante la incompatibilidad de las prioridades entre la agenda de gobernantes versus gobernados.

Según la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2013, la inseguridad es el tema más importante para los mexicanos (70.4 por ciento).  El desempleo y la corrupción le siguen en un lejano segundo y tercer sitio, con un 51 por ciento y 48.5 por ciento, respectivamente. Según Integralia Consultores el principal reclamo es la inseguridad (38 por ciento) y en segundo lugar la justicia (15.2 por ciento), no los temas de las reformas estructurales que el presidente intentó situar en el centro del debate. Pero seguridad y justicia, en cambio, ocuparon una escasa atención para los gobiernos federal, estatales y municipales (tan perdidos, algunos, que apuestan su futuro a la “Bici Pública”).

La falta de visión para entender las prioridades de los gobernados detonó con la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Los ciudadanos empoderados por las redes sociales fueron subestimados por los gobiernos. Para ejemplo está lo ocurrido en la Primavera Árabe, que logró la caída de los gobiernos de Túnez (2011), Egipto (2011), Libia (2011) y Yemen (2012), y en otros 15 países impulsó relevantes transformaciones.

Caso opuesto el de Islandia, un país que supo entender y atender las protestas originadas desde redes sociales, pues en 2011 solicitó la participación de toda la sociedad para la elaboración de una nueva Constitución, a través de redes sociales, para la que se recibieron más de 16 mil sugerencias que formaron un texto constitucional definitivo, que algunos lo llamaron “wikiconstitución”, por la participación online para la creación de su contenido (Manuel Castells, Redes de Indignación y Esperanza, 2012). En el último mes ocurrieron el doble de marchas (39) que en cualquier otro mes del año, y el hashtag #YaMeCansé lleva, de manera inédita, 31 días en el trending topic nacional. Un presidente especialmente hábil para pactar con los partidos políticos (Pacto por México), pero errático para “conectar” con la sociedad. Bien se puede sugerir lo que ayer José Mujica exclamó en la FIL, “no quiero que estén de acuerdo, les pido que piensen, nada más”…

 

gabtorre@hotmail.com