La ratificación de los que no mandan en Tlajomulco

Como resultado de un recurso de inconstitucionalidad interpuesto por la Procuraduría General de la República (PGR), el 20 de marzo de 2012 el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que la ratificación del mandato legislada localmente en Yucatán y Chihuahua era contraria a las leyes federales, ya que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos no prevé ese mecanismo para remover a un funcionario (para ratificarlo tampoco).

Esta resolución se dio en el pleno de la SCJN por nueve votos a favor y dos en contra. El Ministro Ortiz Mayagoitia señaló que: “La revocación de mandato del cargo se estima inconstitucional cuando se establece como un procedimiento diferente y aislado del régimen constitucional de responsabilidades”. Por su parte, el Ministro Aguilar Morales coincidió en la “inconstitucionalidad de la norma, porque en la Constitución Federal no está prevista como una forma, de separación del cargo”. En el mismo tenor, el Ministro Valls Hernández razonó que “en este Pacto Federal (CPEUM) en ninguna de sus partes, de sus artículos, viene la posibilidad de revocación de mandato”. “Somos un régimen representativo y presidencialista en el que se elige a los representantes por un periodo concreto, por un periodo cierto y determinado, y definitivamente la revocación de mandato no está contemplada”.

El ministro se cuestionó: “¿Qué puede venir después si seguimos en esta construcción de un México correspondiente al siglo XXI? Pues pueden venir muchas cosas, pero en este momento no existe ninguna posibilidad en una República representativa, democrática y federal, como la nuestra, de que se dé la figura de la revocación de mandato, con todo respeto”. Incluso, el ministro Ministro Ortiz Mayagoitia remató: “Suspender o revocar el mandato a alguno de sus miembros por alguna de las causas graves que la ley local prevenga, siempre y cuando sus miembros hayan tenido oportunidad suficiente para rendir pruebas, y hacer los alegatos que a su juicio convengan”. (No obstante) “Esto está enclavado dentro de los procedimientos de responsabilidad de los servidores municipales, aún los de elección popular”.

Cuando Alfaro realizó el primer acto anticipado de campaña y le llamó ratificación del mandato, aún no existía la resolución del máximo tribunal de México. Ahora que la Corte definió criterio al respecto, la pretendida “ratificación” del mandato, de quienes no mandan en Tlajomulco (el que realmente manda votó a las 12:30), debe verse como lo que es: una ingeniosa forma de anticiparse a la campaña electoral.

gabtorre@hotmail.com