Es más probable que el PAN castigue a Emilio, a que lo haga el gobierno de alternancia…

Este 12 de mayo, el Comité Directivo Municipal del PAN en Guadalajara demandó expulsar de las filas del blanquiazul al polémico ex gobernador jalisciense, Emilio González Márquez, debido a que apoyó a un candidato distinto al que postuló el partido al cual el ex gobernador está afiliado. En términos coloquiales, porque “jala agua para otro molino”. Fueron los candidatos panistas a diputados locales y federales, encabezados por Carlos Arias, candidato del Distrito 12 local, los que presentaron la petición a su instituto político. La exigencia de los candidatos causó inmediatamente todo el eco y apoyo por parte de la dirigencia municipal del blanquiazul; y a pesar de que la resolución final debe ser procesada por la Comisión de Orden del Consejo Estatal, los panistas tapatíos se adelantaron a la medida y en voz de su secretario general, Juan Pablo Colín, señalaron que “se determina por esta dirigencia municipal la expulsión definitiva del ciudadano Emilio González como militante del Partido Acción Nacional por la causal prevista en los estatutos y reglamentos de nuestro partido como traición al partido (…) porque existe su grupo político participando de manera fuerte y decidida a favor del señor Enrique Alfaro Ramírez”, señalando explícitamente a Diego Monraz (el creador del Macrobús y la fotomulta), María Elena Limón (candidata naranja a la alcaldía de Tlaquepaque), Alberto Esquer (el diputado más faltista de esta Legislatura) y a Héctor Álvarez, quien fue coordinador de la campaña de Fernando Guzmán y –en aquel entonces– acusó de traidores a Emilio González y Herbert Taylor. El enardecimiento de los panistas de Guadalajara fue tal, que al terminar la rueda de prensa, Carlos Arias y el presidente del PAN Guadalajara, Jorge Sanz, retiraron del muro de ex alcaldes panistas tapatíos la foto de Emilio González.

Pocas horas después del sorpresivo anuncio, Alfonso Petersen, candidato del partido blanquiazul a la alcaldía tapatía, avaló abiertamente la medida de la dirigencia municipal panista afirmando: “creo que cada día había más evidencias de que Emilio González estaba apoyando de manera contundente, considerable y particularmente de manera muy directa lo que es la candidatura de Enrique Alfaro y el partido tiene claramente establecido que todo lo que son participaciones en partidos políticos ajenos al cual uno pertenece, son motivo de expulsión (…) yo creo que está completamente justificada”. Impecable el argumento de Alfonso Petersen. Después, Emilio González envía una misiva al Presidente Nacional del PAN, Gustavo Madero, en donde muestra su indignación porque los panistas tapatíos hicieran “responsable del momento electoral que están viviendo”. Vaya cinismo, cuando el principal artífice de la caída de uno de los estados bastiones del PAN es justamente él, por mentarle la madre a los jaliscienses que no estaban de acuerdo con el “buen desmadre” que traía. Por el “robo del Siglo” (Ciudad Judicial), que terminó costando 4.4 veces más de lo proyectado. Por inflar en un 416 por ciento el costo final de los Juegos Panamericanos. Por la ordeña de mil 840 millones de pesos al Instituto de Pensiones para sus elefantes blancos, Chalacatepec y Villas Panamericanas. Por gastar irregularmente (nótese que es el eufemismo técnico de robo, saqueo y corrupción) 7 mil 573 millones de pesos tan sólo en 2012, entre otras monerías.

Lo inverosímil del caso es que mientras el PAN se faja los pantalones y decide aplicar las sanciones estatutarias correspondientes a Emilio González, el gobierno de la alternancia, el gobierno de “Todos hacemos el cambio” por el que votaron los electores, ni siquiera ha interpuesto una sola denuncia penal en contra del gobernador que perpetró el daño al patrimonio de Jalisco más grande y escandaloso. Como en el caso de José Luis Gómez Quiñonez, fue más sencillo que vialidad lo detuviera por manejar ebrio, a que la fiscalía lo pueda detener por participar en un fraude al seguro popular por 2 mil millones. Así mismo, es más sencillo que el PAN le aplique los estatutos y expulse al ex gobernador, a que el gobierno de alternancia asuma su responsabilidad de combatir la corrupción y castigue a Emilio González por los 7 mil 573 millones de pesos irregularmente ejercidos…

gabtorre@hotmail.com

http://twitter.com/gabriel_torrese