La pantalla chica se vuelve gigante, debido a la producción de series

La pantalla chica se está haciendo grande. Las series de TV revolucionan la pantalla pequeña, debido a la era digital que las deja a disposición de las audiencias mediante múltiples pantallas (tabletas, PC, Smartphone o Laptop). En video bajo demanda para disfrutar de ellas cuando cada persona puede y donde cada individuo quiere, incluso en movimiento. Hace algunos años se consideraba a la televisión como un medio propio de contenidos de baja calidad. Hoy resulta difícil sostener esa afirmación. En los últimos diez años, la ficción en formato de series de televisión ha crecido muchísimo en cuanto a su calidad.

La línea ortodoxa entre la televisión y el cine se difumina. Hoy día, hay series de televisión que resultan ser una verdadera obra de arte, por lo desafiantes que resultan, por la complejidad y desarrollo de su trama, sus interpretaciones magistrales, la originalidad del guión, así como por la evidente calidad de su fotografía y sus diálogos. Quién podría negar lo anterior, si tomamos sólo como referencia los casos más paradigmáticos de nuestros días: Juego de Tronos y House of Cards, por citar sólo dos ejemplos.

De hecho, parece que una parte del talento del cine está mudando a la televisión. Anteriormente, un actor o productor de televisión aspiraba a estar siempre en la pantalla grande. Pasar a la “pantalla chica” era sinónimo de un bajo profesionalismo y poco éxito en el mundo audiovisual. Hoy vivimos un efecto péndulo interesante, un buen número de grandes personajes del cine buscan mudar o trabajar en la pantalla chica, con excelentes producciones exclusivas para la TV. Es el caso de Steven Spielberg con Band of Brothers – 2001 (HBO), ThePacific – 2010 (HBO), Terra Nova – 2011 (Fox). Tom Hanks con Band of Brothers – 2001 (HBO) y ThePacific – 2010 (HBO). Guillermo del Toro con The Strain – 2014 (FX). Martin Scorsese (Premio Oscar) con Boardwalk Empire – 2014 (HBO); y David Fincher (Premio Globo de Oro) con House of Cards – 2013 (Netflix).

Aunque la cantidad de recursos invertidos en una producción no es necesariamente una garantía de su calidad, no dejan de sorprender los millonarios presupuestos de las exitosas series de televisión. House of Cards (Netflix) con 4 millones de dólares por capítulo,  The Pacific (HBO) con 150 millones de dólares (10 capítulos de 50 minutos), Band of Brothers (HBO) con 120 millones de dólares (10 capítulos de 50 minutos), MarcoPolo (Netflix) con 9 millones de dólares por capítulo (10 capítulos, de 50 minutos), Juego de Tronos (HBO) con 6 millones de dólares por capítulo.

Es decir, las series de televisión han suscitado no sólo narrativas transmedia sino profesionalismo transmedia, por el personal creativo, productores, directores y actores del cine que hoy están presentes en la televisión, a través del formato de series de TV.

Todo lo anterior ha desencadenado una calidad de contenidos en la pantalla chica, que anteriormente sólo era visto en la pantalla grande. Ello, sin duda ha provocado audiencias impresionantes que pueden acreditarse tan sólo por el crecimiento exponencial de la producción de series de TV, que en HBO fue de 682 por ciento en los últimos 15 años.

El consumo audiovisual ha crecido en todo el orbe, pero también se ha diversificado casi infinitamente. Esto es así, porque la pantalla-tv pasó de ser familiar, para ser generalmente individual, con la exponencial proliferación de dispositivos móviles. Hoy, toda pantalla conectada Internet (Tablet, Smartphone, PC, Laptop) puede ser una televisión. Así pues, el consumo de aparatos de televisión apenas se mantiene, mientras que la venta de dispositivos móviles crece exponencialmente. Se venden 3.87 por ciento más Smartphones que TV’s, 1.5 por ciento veces más PC que TV y prácticamente el mismo número de televisiones y Tablets en todo el Mundo. Lo anterior ha magnificado exponencialmente el número de pantallas en el hogar y fuera de él, y con ello, el número de dispositivos para ver televisión en tiempo real o en video bajo demanda. De esta forma, la pantalla chicha se agiganta debido fundamentalmente al arribo de las series de TV, mezclado con las ventajas que supone la multiplataforma, para esta generación de nativos digitales.

gabtorre@hotmail.com

http://twitter.com/gabriel_torrese